7 malos pensamientos


Nuestra personalidad hace mucho más por nosotros que determinar nuestro círculo social: el temperamento puede tener un gran impacto en la salud mental de las personas. "Esta idea ha estado siempre presente en los profesionales de la salud, pero parece que ahora empezamos a saber qué podemos hacer", de Stephen Boyle del Duke University Medical Center en Carolina del Norte (USA). De hecho, algunos aspectos psicológicos están también íntimamente ligados a la salud física.

¿Queréis saber cuáles se consideran los peores pensamientos que podemos tener? ¿Aquellas ideas que mayor perjuicio pueden causarnos?

7. El cinismo: Las personas cínicas tienden a ser muy suspicaces pero también desconfiadas de los demás, y esta parece ser una característica muy común en ellos. Los científicos, que lo identifican como una hostilidad, han visto por ejemplo que los cínicos tienen mayores tasas de enfermedad cardíaca (25% respecto a un grupo control). Boyle y su colegas piensan que esta hostilidad genera grandes cantidades de estrés, provocando un aumento de la proteína C3, que se ha relacionado con multitud de enfermedades (como los infartos y la diabetes).
 
6. Falta de significado... : Si en tu vida falta un sentimiento de propósito, de razón para todo, tu vida puede verse truncada en ocasiones. Un estudio publicado en junio en la revista Psychosomatic Medicine concluyó que las personas con un sentido de propósito y sentido tenían menor tendencia a la demencia, la depresión y al miedo a la muerte. De hecho, la mayoría de ellos tenían niveles superiores de hormonas contrareguladoras del estrés, una mejor función cardíaca y un muy buen sistema immune (aunque todavía se necesita mucha investigación en este punto). Además, las personas dedicadas en su mayoría a trabajar/estudiar, sin aprovechar su tiempo lobre, tenían un mayor riesgo de mortalidad.

5. Preocupaciones: si te preocupes demasiado por las cosas, si siempre estás angustiado o ansioso, tu media de edad a la hora de morir será menor que la de alguno de tus conocidos, como concluye un estudio que se ha extendido a lo largo de 30 años. Dicho sea de paso, el resultado puede verse alterado porque la mayoría de las personas con estas características acostumbran a fumar lo cual, por sí solo, también reduce considerablemente la esperanza de vida.

4. Falta de auto-control: ¿Llegas siempre tarde? ¿No puedes mantener tu mesa ordenada? ¿Comes aunque no tengas hambre? En ese caso, puede que sufras una falta de auto-control y eso podría influir negativamente en tu salud. De hecho, resumiendo más de 20 estudios llevados a cabo, las personas organizadas, disciplinadas y poco impulsivas viven una media de 2 a 4 años más, aunque aquí también se puede ver sesgado porque la gente con mayor auto-control tiene a consumir menos drogas (incluyendo alcohol y tabaco) y a evitar conductas y situaciones de riesgo.

3. Ansiedad: aquí, como con las preocupaciones, se reduce la esperanza de vida y, además, el riesgo de demencia.

2. Tristeza y pesimismo: en general, junto al carácter introvertido, además de una desventaja social se presenta un problema físico. En un estudio todavía preliminar, se relaciona a estas personas con tromboembolismos y somatizaciones varias, aunque todo parece indicar que, en general, su sistema immune no está tan bien y desarrollado y responde peor a situaciones de estrés.

1. El estrés:  ¡Seas como seas, no te agobies demasiado por esta lista! El estrés prolongado, la fijación con ideas o actos, se asocia con enfermedades cardíacas, infecciones, síndromes metabólicos, hipertensión... Y si sufres estrés en el trabajo, piensa que tu riesgo de sufrir diabetes se multiplica por dos.

Fuente: LiveScience

 
 
Para terminar, os dejo activada una encuesta para que votéis si os consideráis pesimistas o no y, si os apetece, contadme si os habéis visto o no reflejados en esta lista. Para resumir mi forma de ser, os dejo una frase que leí el otro día "Mi pesimismo llega al extremo de sospechar incluso de la sinceridad de otros pesimistas".

7 firmas:

Nebulina 30 de noviembre de 2009, 15:50  

Ay! como me acaba de estresar leerte..que mal xD(y sentir estres encima empeora las cosas :P)
Un berszo!

YoMisma 30 de noviembre de 2009, 15:58  

Vale, voy a ser super longeva!

Solo me pilla la falta de autocontrol y que fumo, tal vez una consecuencia de la otra, por lo demás no creo tener demasiado estres, ni el pesimismo malo para la salud :)

Saludines,
YoMisma

P.d: Me encantan estos articulos ^^

Ana 30 de noviembre de 2009, 19:10  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana 30 de noviembre de 2009, 19:12  

Últimamente no doy una con los comentarios, perdona Anna, leeré bien el comentario antes de postearlo xD

Vaya con los malos pensamientos... son como nubarrones que no te dejan ver el sol (inspirado en la foto de la entrada, qué original soy :D) Padezco de falta de auto-control y preocupación por las cosas, eso sí, de forma leve ;) Un saludo

Anna 30 de noviembre de 2009, 20:40  

NEBULINA: Es un bucle... no podrás parar :$ xDD

YOMISMA: Pues eso está muy bien!! Bueno, lo de fumar no :P

ANA: Tranquila mujer, no te preocupes ;) Y sobre tu lista, la mía es más larga, así que tranquila.

Besos!!

Maitasun 30 de noviembre de 2009, 21:10  

Pufff. creo que todas estas cosas me han pasado alguna vez...

Un besote

Anónimo 30 de septiembre de 2012, 23:50  

Hace unos días recibí un email titulado "el reto de los 21 días".
Animaba a contar el número de veces que emitimos quejas cada día:¡qué calor tan horrible!, ¡qué frío tan espantoso!, ¡qué sueño y qué cansancio!, ¡que pereza esa reunión a la que tengo que ir!, ¡qué estrés!...Invitaba a programar la mente de manera sistemática y lograr que comunique eficazmente lo que una persona piensa con lo que hace. Sostiene que es posible cambiar o reprogramar la mente con el fin de mejorar la vida. Lo que pensamos y lo que decimos tiene un efecto determinante en su efecto y debemos ser cuidadosos. Invitaba a incluir en nuestra vida, de manera permanente, pensamientos y comportamientos positivos para generar hábitos que mejoren nuestra calidad de vida y la de nuestro entorno. La propuesta es aceptar el reto de 21 días sin emitir quejas de ningún tipo: UN MUNDO DIN QUEJAS!!! Si un día fallas y emites cualquier queja, vuelves a empezar a contar. En 21 días el hábito de quejarnos puede cambiar.
Me parece una oportunidad maravillosa iniciar este cambio de pensamiento.
Me quedo con la frase:
"Si algo no te gusta, cámbialo. Si no puedes hacerlo, cambia tu actitud. No te quejes."

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto