Necesito un empujoncito

Sí, lo necesito.

Hoy he conseguido arrancar unos minutos a mi día (tener una semana de vacaciones ayuda), y la verdad es que podría haberlos dedicado a muchas otras cosas... pero me he sentado ante el teclado, y sólo me ha apatecido pasarme por aquí.

Pero Anna,¿habrá alguien más ahí?, ¿y qué vas a decir?. ¿Hace falta explicar los grandes logros (y frustraciones) de estos largos meses... años?,¿o seguimos como si ho hubiera pasado nada?. ¿Qué digo?

Pues no lo sé, la verdad. No sé si hay alguien todavía por aquí, o habrá alguien que aterrice por casualidad alguno de estos días. No sé si queréis una breve descripción de este tiempo de ausencia (lo más importante no se puede obviar: ¡¡terminé la residencia!!), o si preferiríais que hablara de algún tema en concreto, que recuperara alguna sección... La verdad, ni siquiera sé si ésto es fruto del deseo (siempre presente) y el tiempo ocioso (casi cosa del azar) y,  por lo tanto, volverán a pasar un tiempo indeterminado hasta que vuelva. Pero lo que quiero, de verdad quiero, es volver de verdad.

Y para ello lo que necesito, de verdad de la buena, es un reinicio. Y que me digáis, si aún me leéis, si os gustaría seguir con el tono del blog, alternando algo de ciencia con vivencias personales; si hay algún tema que os atraiga más y sobre el que querríais saber, si mis presentaciones y sesiones os siguen pareciendo útiles...

Lo que necesito, de verdad, es un empujoncito a mi motivación. Como siempre, comentarios más abajo, o vía Twitter (@Anna_Pardo; @Historiaclínica).

Contacto