Plan semanal...

Llega el momento de valorar la semana y ponerme deberes para la próxima... Veamos primero lo que he cumplido de mi lista:

  1. estudiar: terminar la 2º vuelta de dos de las asignaturas: Hecho, no sólo terminé las dos vueltas, sino que empecé la 3º de Farmacología y la 2º de Digestivo.
  2. leer, y a ser posible terminar los dos libros con los que estoy, que me tienen algo atascada: Pendiente, ni siquiera he leído :(
  3. ir a la piscina/gimnasio, al menos 2 días: Pendiente, no he tenido tiempo de ir.
  4. salir a tomar un helado: Pendiente, me los he tomado en casa.
  5. ver algún capítulo de mis series pendientes: Sí y no... no han sido exactamente de series pendientes, pero sí ha sido revisionar mis series preferidas (Lost y X-Files)
  6. actualizar el blog, mínimo 3 veces: Hecho, además de actualizar mis otros blogs.
La valoración no es demasiado buena, pero dado que esta semana tengo ya exámenes, no voy a ponerme mucho trabajo extra. Veamos qué he pensado para esta semana:
  1. estudiar, terminar una 3º vuelta de Oncología, y ponerme de lleno con la 2º de Digestivo. Y, por supuesto, bordar el examen del miércoles :$
  2. leer, esta vez sí, ni que sea en el metro de camino al examen.
  3. tomarme libre la tarde del miércoles, que después de un examen no se estudia...
  4. seguir con las series
  5. hacer algo de vida social, y quedar con alguien esta semana
  6. actualizar mis blogs
Ya veremos a ver lo que consigo cumplir...

Rarología


¿Qué son las enfermedades raras (ER) y cómo nació el concepto?
Las enfermedades raras, como se conocen en España, son enfermedades poco frecuentes, de las cuales se tiene todavía un importante desconocimiento y, por lo tanto, pueden ser difíciles de diagnosticar. De ahí viene su nombre, que nació en USA como “rare diseases” y que, en el algunos otros países, se conocen también como enfermedades huérfanas. Las organizaciones de personas afectadas, y sus familiares, han tenido un papel principal en el desarrollo de acciones orientadas a la mejoría asistencial e investigadora de las ER. De hecho, fue su presión y reivindicación a la industria farmacéutica lo que hizo que a principios de los años ochenta, se desarrollaran las primeras regulaciones sobre los “medicamentos huérfanos”, dedicados a tratar estas enfermedades minoritarias. La Organización Nacional de Enfermedades Raras (NORD), fue la primera en el mundo que empezó a trabajar en esta área; a ella le siguió la Organización de la Unión Europea de Enfermedades Raras (EURORDIS), que es en realidad una organización de federaciones de la mayoría de países de la unión. Por ejemplo, la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), forma parte de la EURORDIS. Gracias a las presiones de esta organización en el Parlamento Europeo, en los últimos años se han aprobado planes y reglamentos de gran importancia para el desarrollo de redes de investigación y la promoción del conocimiento sobre estas enfermedades.


¿Cuándo una enfermedad es rara? La definición de enfermedad rara no es uniforme en todos los países. Por ejemplo, USA fijo el concepto para todas aquellas enfermedades con una prevalencia anual <200.000> 5 casos por cada 10.000 habitantes.
Pero a pesar de estas cifras, el concepto no se basa sólo en la prevalencia, ya que nos situaría en la problemática de considerar como raras a enfermedades que no son tan desconocidas, de manera que en el concepto se introduce también el tener en cuenta otros factores, como la cronicidad, el escaso conocimiento etiológico, la falta de tratamiento eficaz, la carga que supone la enfermedad y la limitación en la calidad de vida.

Aunque no se han llegado a contabilizar todas las ER, las listas más extensas son las facilitadas por la NORD y por los Institutos Nacionales de Salud que recogen, aproximadamente, 1500 enfermedades. Si quieres conocer algunas de ellas, puedes consultar aquí la lista de la NORD.


¿Por qué esta entrada en el blog?
Porque me encanta el estudio de estas enfermedades. Tal vez por tener una de ellas, tal vez por conocer a gente con algunas pero, sobre todo, porque nunca me ha gustado el poco caso que se le hace a las minorías. Así que, poco a poco, os traerá cada mes información sobre algunas de ellas.
Si tenéis alguna sugerencia o petición sobre las enfermedades que queréis que tratemos aquí, podéis dejar vuestro comentario.

La segunda vuelta...

¡Bien! A pesar de tomarme ayer el día libre, he terminado por fin la segunda vuelta de mis dos primeros exámenes. Es decir, que empiezo a tener una vaga esperanza de aprobado en Oncología y Farmacología.

El problema que se presenta ahora es, si además de seguir con Farmacología (que es el primer examen que tengo), es mejor volver a repasar Digestivo, de la que sólo he dado una vuelta o, ya que es el último que tendré, seguir con una tercera de Oncología. Esto a muchos os supondrá una enorme tontería, pero os prometo que aunque no lo parezca el orden en el estudio es muy importante para mí. Pero bueno, sea lo que sea que decida en unos momentos, a éstas alturas de agosto (casi septiembre :$) voy más avanzada de lo que creía.

En huelga de hambre por la Fibromialgia


Primero, la noticia:
Eva tiene 32 años y dos niños a los que mantener. Padece fibromialgia desde hace tres años y le han denegado la pensión por incapacidad. No puede trabajar y no tiene ningún ingreso. La única ayuda, es la pensión de viudedad de su madre, que cobra desde hace cuatro meses. Lleva 12 días en huelga de hambre para pedir que revisen la decisión y poder sacar adelante a sus hijos.
Con cada segundo que trascurre sus fuerzas van menguando y el dolor se agudiza. Eva María Alabau, la valenciana que está en huelga de hambre después de que la Seguridad Social le denegara la invalidez, continúa sin comer, aunque pese a encontrarse muy débil, ayer se levantó de la cama desde la que ve pasar los días para buscar una ayuda desesperada. Acudió a la Conselleria de Sanidad acompañada de su madre y una muleta para apoyarse.
Con esta protesta, Eva está pidiendo una solución para ella o para sus hijos. Tan desesperada es su situación, que hasta piensa en morir para que ellos tengan una ayuda económica para subsistir. "Por mis hijos yo sí que me muero. Si se niegan a pagar mi pensión de incapacidad, perfecto. Yo moriré de hambre, pero mis hijos cobrarán su pensión de orfandad", asegura Eva entre lágrimas.
Eva María decidió comenzar la huelga de hambre a principios de agosto, cuando le rechazaron su solicitud de incapacidad. La sensación de impotencia superó el dolor que le recorre todo el cuerpo. "He presentado más de 40 informes favorables pero la Seguridad Social me contesta que las lesiones no tienen un alcance suficiente. Lo único que sé es que no puedo trabajar, no puedo traer un sueldo a casa para mantener a mis dos hijos", explica.
Lo tiene claro. Nada ni nadie le harán cambiar de idea. Los médicos le han recomendado que ingrese en el hospital. Ella no piensa moverse de casa. "Lo único que le he prometido a mi psiquiatra es que tomaré una bebida isotónica. Pero nada de comida ni medicamentos", afirma convencida. "No tengo porqué estar pidiendo limosnas a nadie cuando es una pensión que me corresponde", critica mientras asegura que hará todo lo posible por el bienestar de sus dos hijos.

Y ahora mi humilde opinión...
Me duele enormemente ver situaciones como éstas, y la impotencia que me genera. Además, me siento como una observadora incapaz de ser imparcial... Por un lado, estoy diagnosticada de fibromialgia, por otro, en poco más de un año yo también estaré formando parte de la Seguridad Social. Pero creo que una cosa no quita a la otra.
Me rebienta que los médicos, todavía hoy, no quieran reconocer una enfermedad que afecta actualmente al 4% de la población, que genera unos 10.000€ anuales por paciente a la SS y que tarda en diagnosticarse, de media, unos 7 años. ¿Qué demonios pretenden? Alentar el espírituo de la incredulidad es algo que todos los médicos deberían inculcarse, pero todo tiene un límite.
Si no reconocemos una enfermedad porque no la vemos... qué hay de la depresión o de la esquizofrenia? Que hay de tumores que pasan desapercibidos en muchas pruebas a pesar de que el paciente muestre síntomas? De verdad hay que dudar de la palabra de una persona que es incapaz de levantarse de la cama, porque no tiene ni el ánimo ni las fuerzas para ello? Acaso esta persona nos mentirá... para qué, con qué objetivo?
No dudo de que hay mucha gente que se sube al carro de la Fibromialgia, porque hay gente que se sube al carro de cualquier cosa de la que pueda sacar algún partido. Y son estas personas las que dañan al colectivo de pacientes, a nosotros que tenemos que luchar cada día por demostrar algo que, al menos la prefesión médica, debería reconocernos. No estamos orgullosos de estar enfermos, ni queremos estarlo. Pero si no hay cura, si no hay una solución, al menos queremos el reconocimiento.
Y el reconocimiento comporta que en casos como los de Eva, los casos de la gente que se ve imposibilitada a trabajar para el resto de su vida, se le de algo que es suyo. Porque es exactamente lo que ella dice: no está pidiendo nada que no le toque, la invalidez es algo que deberían concederle y, por lo tanto, debería cobrar el subsidio que le pertoca. Ni más, ni menos.
De momento, hoy se han llevado a cabo manifestaciones de soporte en diversas ciudades, y parece que al menos el caso ha llamado la atención de los medios. Desde este pequeño rincón brindo todo mi apoyo a la causa de Eva, que es la mía.

Plan semanal...

Porque se vive de otras cosas además de estudiar, ésta es mi lista de tareas para la semana...

  1. estudiar: terminar la 2º vuelta de dos de las asignaturas
  2. leer, y a ser posible terminar los dos libros con los que estoy, que me tienen algo atascada.
  3. ir a la piscina/gimnasio, al menos 2 días
  4. salir a tomar un helado :)
  5. ver algún capítulo de mis series pendientes
  6. actualizar el blog, mínimo 3 veces
Y... creo que por ahora ya está, que sólo el estudio ya me ocupará la mayor parte del tiempo...

La primera vuelta...

Cuando estudio suelo hacerlo por vueltas o, lo que es lo mismo, las veces que leo-estudio el temario íntegro. Normalmente suelo presentarme a los exámenes con unas 3 vueltas para hacerlos algo decentes, si bien es cierto que a veces sólo he podido hacer 1 y me han ido bien, y otras asignaturas con 7 me han suspendido.

Hoy he terminado la primera vuelta de Oncología, aunque en realidad no es temario nuevo, porque ya me presenté en febrero. Y es que ésta es la única asignatura que suspendí este año! Y me da mucha rabia, porque es la de menos créditos que tenía entonces... pero claro, también fue el último examen que tuve y iba ya muy quemada. De todos modos, si suspendí no fue por falta de estudio, sino por falta de estudio al modo en que lo entendía mi profesor.

Porque al ir a la revisión comprendí que para él aprobar no es entender y relacionar conceptos para elaborar una respuesta razonada (y válida, lógicamente), sino desembuchar palabra por palabra las diapositivas que él pasaba en clase. "Entonces para septiembre sólo tengo que "empollar" sus apuntes sin preocuparme de entenderlos, no?", le pregunté irónicamente aquél día. "Evidentemente", me respondió. La verdad, yo no lo veo evidente ni aceptable... pero bueno, entendido ya lo tengo, así que ahora pienso hacerlo a su modo. Por mucha indignación que me produzca que este buen hombre quiera que sus palabras sean un dogma de fe ya que, según también sus palabras aquél día, "ni siquiera hay que molestarse en contrastar los apuntes con libros o otras fuentes".

Y después algunos todavía se consideran buenos médicos...

En medicina no existe el nunca...

... así que como estudiante, parece que tampoco.

Éste debería haber sido mi mejor verano desde que empecé la carrera: sólo me ha quedado una, se prevé estudiar en MIR el próximo verano y éste toca relajarse... Pero que el curso me haya ido tan bien por sorpresa tiene sus cosas malas, y la principal es que a final de curso decidí ampliar matrícula. Conclusión: en vez de estudiar para la asignatura que me quedó (Oncología), me veo estudiando también Farmacología y Digestivo, asignaturas que tengo casi olvidadas y que, ahora lo veo claro, debí haber hecho en su momento (claro que si no las hice, fue porque no podía).

Pero eso no es lo peor, porque puestos a ampliar matrícula podría haber añadido las otras dos que tengo pendientes, pero ¡no! pensé que me agobiaría demasiado y las dejé para el próximo curso. Es decir, que al final tendré que combinarlas con la Academia para el MIR y todo sexto lo cual, inevitablemente, me agobia también sólo de pensarlo. Que no se diga que al menos no lo he intentado... u_u

Anamnesis dirigida

Si para algo he creado este blog es para dejar de atosigar a mis familiares y amigos sobre mis clases, mis examenes, mis opiniones sobre el mundo de la Sanidad, mis dudas de futuro... Me llamo Anna, tengo 24 años, y éste puede ser mi último curso en la Facultad de Medicina de la UB.

Empecé a estudiar la carrera hace ya bastantes años, viéndome después forzada a medio abandonarla debido a problemas de salud que todavía me acompañan. Afortunadamente, si algo he sabido siempre con certeza absoluta es que quiero ser médico, así que debo dar gracias a mi voluntad (supongo) de no haber abandonado a pesar de las dificultades y seguir al pie del cañón. El pasado curso, 5º, fue el primero que de verdad retomé como una estudiante más, ya que llevaba 2 años enganchada en 4º curso, una vez por no poder salir apenas de la cama, y la segunda por no estar todavía preparada para todo lo que suponía salir de ella. Pero si algo he sacado en bueno de este tiempo es que,
- cada vez tengo más claro que lo conseguiré, y nada podrá impedir que termine
- que aquello que dicen puede ser cierto a veces "lo que no te mata te hace más fuerte"
- que todo depende del modo en que se enfoquen los problemas

Y mi modo de enfocar ahora los problemas es seguir siempre adelante, disfrutando de las pequeñas cosas. Como disfruto ahora cada día que voy a clase, cada tema que repaso en casa, cada examen que hago... porque para mí ser médico es la meta, pero qué delicioso es ahora el camino! Sólo espero poder compartir por aquí éstos y otros pensamientos, desembuchar todo lo que digo y lo que no digo en mi día a día. Por eso empiezo hoy un blog que debía nacer en mi primer día de residencia pero que, ahora me parece, será más divertido si empezamos desde el principio... y qué mejor principio que el final de una carrera! Eso si logro terminarla este año, claro está...

Contacto