One Lovely Blog Award

Aunque no soy muy dada a hacer éste tipo de cosas, Blackzack, que me conoce bien, además de proponerme a hacerlo ha dado en el clavo con las razones: me aburro. Desde que estoy de baja, apenas sé con qué actualizaros ésto para que no muera... Así que, gracias Blackzack por el premio y la oportunidad de contaros algunas cositas más acerca de mí y de este blog.

¿Cómo se te ocurrió el nombre del blog? ¿Tenías otras alternativas?
¡Creo que fue lo primero que me vino a la cabeza! Cuando finalmente me decidí a abrir un blog, idea que me rondaba desde hacía tiempo en la cabeza, apenas pensé en el título pero, evidentemente, a medida que Blogger me iba pidiendo los datos llegamos al punto en cuestión: ¿y ahora qué nombre pongo? Pensé en algo que resumiera lo que quería que fuera: mis vivencias relacionadas con el mundo de la salud... ¡y me salió solo! La verdad es que puede que no sea muy original, pero estoy contenta con haberlo elegido.

 ¿Cuál fue la razón inicial para crear un blog?
Supongo que no hay una única razón. Simplemente coincidió un momento de mi vida en el que tenía muchas que decir (o creía que las tenía), tiempo para hacerlo y perspectivas e intención de mantener un proyecto así a largo plazo. Además, siempre me ha gustado escribir, y éste medio me parecía tan bueno (o más) como cualquier otro para mantener la práctica.

¿Cuál es la entrada que más éxito ha tenido y cuál crees que puede ser la razón?
Uy, hace mucho que no miro el tema de las estadísticas del blog... Pues, ahora que lo miro, me asombra ver que  la entrada más leída es ésta acerca de la malaria (con 22172 visitas). Ni idea del motivo.

¿Cómo crees que tu blog te beneficia en el día a día, si lo hace?
¡Por supuesto que me beneficia! Desde el puro placer onanista de darme una plataforma para lanzar mi opinión y mis vivencias sin apenas censura hasta haberme conseguido grandes oportunidades laborales. Por ejemplo, recuerdo que yo apenas conocía mi hospital cuando terminé la carrera pero, gracias al blog, contactaron conmigo para presentarse y pedirme que les hiciera una visita a ver qué me parecía como opción para mi residencia. Y miradme ahora, encantadísima con esa decisión. Como esa han venido tantas otras: oportunidades de trabajo fuera del hospital, iniciativas colaborativas en las que poder participar, conocer a gente muy interesante... Puede parecer típico y tonto, pero realmente crear éste blog ha sido de las mejores cosas que he hecho.

¿Qué idioma te encantaría estudiar y nunca has tenido la oportunidad? ¿Y alguna asignatura que nunca entró en tu plan de estudios, pero que te habría gustado cursar?
Me encanta estudiar idiomas, así que cualquiera me serviría. Ahora bien, si tuviera que elegir uno, me gustaría no empezar sino reemprender mi estudio del árabe, una lengua que me encanta y tuve que abandonar con gran tristeza por mi parte mientras estudiaba para el MIR...
1Y lo mismo se aplica a estudiar cualquier otra cosa! Qué queréis que os diga, soy así de rarita.
¿Qué aspectos o hechos te molesta más que la gente en general desconozca o tenga mal asimilados acerca de tu profesión?
Muchos. Demasiados. Pero si hay algo que me molesta especialmente es que nadie conozca mi especialidad, la Medicina Interna y, por mucho que lo intente explicar, siempre se lleven una ideas equivocada de lo que es. Lo cual es especialmente molesto cuando me ocurre con familiares y amigos, que a éstas alturas todavía no saben ni qué estoy haciendo, ni para qué sirve.

¿Qué mejorarías en la carrera que estudiaste para que te preparara de forma más eficiente para el mundo laboral?
¡Las prácticas! La mayoría de cosas que nos "enseñan" (a través de anticuadas presentaciones en .ppt) y todo lo que de verdad deberíamos saber, se aprendería mucho mejor pasando el doble de horas en el hospital, viendo muchos más enfermos, con un buen adjunto o residente siempre a nuestro lado. Toooodo lo demás, se puede aprender en libros y revistas.
¿Cuáles eran tus asignaturas favoritas en el colegio? ¿Y las más odiadas?
¡Es que me gustaba todo, ya os lo he dicho! Si tuviera que elegir, me quedaría con Biología y Matemáticas. Y la más odiada, siempre ha sido la Educación Física... hasta que llegó el Dibujo Técnico en Bachillerato, algo para lo que soy absolutamente negada.

¿Qué opinas de la necesidad de estar presente en las redes sociales?
Primero, que no es una necesidad. Ojo, para mí sí lo es, pero entiendo muy bien, y me parece hasta razonable y saludable, que no lo sea para todo el mundo... No voy a enumerar las ventajas que le veo ni por qué me parece una necesidad para mí, pero creo que es algo muy respetable que alguien no quiera estar presente en ellas, así que de vez en cuando deberíamos plantearnos cómo llegar a estas personas.

Si tuvieras que hacer un proyecto de investigación, ¿sobre qué sería?
¡Hay tantas ideas que me rondan la cabeza! Especialmente ahora que estoy a mitad de residencia, empiezo a plantearme en serio un proyecto de investigación... Supongo que, por trabajo ya realizado y por ser la línea principal de investigación en mi Servicio, me decantaré (si lo acabo  haciendo), por algún tema relacionado con la enfermedad tromboembólica, pero desde la insuficiencia cardiaca, cualquier enfermedad autoimmune, las nuevas tecnologías o la implementación de una escuela de pacientes... hay mil ideas que me parecen interesantísimas.

¿Cómo trabajas en tu blog? ¿Planificas con tiempo las entradas que vas a escribir o lo haces cuando te viene la inspiración y las publicas al instante?
Depende. Normalmente, cuando se me ocurre un tema no lo escribo al momento; medito en él al menos un día, pensando en líneas generales qué es lo que quiero decir y por qué siento la necesidad de hacerlo. Pero también es verdad que a veces, como hoy, me siento frente al teclado y escribo sin más.
 
 
... y aunque ahora me tocaría nombrar a algunas personas para que siguieran esta entrada y contestaran a estas preguntas, permitidme que no lo haga pues ya no sé quiénes habéis o no contestado y quiénes tendréis ganas de hacerlo. Quien quiera, libre es de copiarlas y hablaros un poquito de su blog.

Ascendiendo...

Y es que, a pesar de que creía que no, y porque el tiempo vuela... ¡¡ya soy R3!!

Así es, desde hace casi una semanita (el pasado día 13), me encuentro ya a mitad de camino de la residencia. Buff, ¡mitad de camino!: qué lejos veía el final cuando empecé y ahora, dos años después, lo veo tan cerca que ya me invade el pánico por todo lo que no me dará tiempo a aprender.

La verdad es que hace unos días andaba algo desanimada, porque creía que, estando de baja, mi paso a R3 se retrasaría. Y es que yo contaba los meses que llevo ya sin trabajar (dos), y le sumaba la baja maternal. Bien, no caí en la cuenta en que "el curso" terminaba en mayo, así que el tiempo que esté de baja a partir de ahora cuenta a parte del que llevo a la espalda. Y, según parece, sólo hay que retrasar el cambio/recuperar, cuando se está ausente un 25% del total del "año", que equivale a unos 3 meses laborables. O sea, que de R2 no me ha afectado y, aunque puedo recuperarlos por temas docentes, no afecta a mi contrato ni a mi ascensión forzosa en la jerarquía médica. En resumen: que sí, que soy un año mayor.

Ahora bien, es taaan raro. Aunque la tontería siempre hace ilusión (al menos a mi), porque siginifca que durante un año he aprendido y trabajado mucho en algo que me encanta y, además desde R2, he enseñado y me he responsabilizado de muchas más cosas, el hecho de no estar trabajando ahora, me deja una sensación agridulce. Por una parte, porque siento que todo el tiempo que estoy pasando en casa me aleja cada vez más del ritmo que llevaba, y creo que me costará volver a cogerlo: me da la sensación de que cada día me olvido de algo  importante y me alejo más de aquello que quería ser y hacer. Por otra, no  poder estar allí cuando mañana se incorporen todos los nuevos, ni estar con ellos en estos primeros meses en los que tanto tienen por aprender, me sabe muy mal.

Sin hablar, por supuesto, de que como os decía ésto empieza a dar vértigo de verdad. El ir cada vez más sola, el tener cada vez más y más responsabilidad y el ver el final cada vez más cerca, da mucho miedo. Me queda tanto por aprender, tantas cosas que me gustaría hacer antes de terminar, que el tiempo se está convirtiendo en un verdadero enemigo.

Aún así, como no, estoy muy contenta. Contentísima, por estar haciendo algo que me encanta, y porque al parecer por mis evaluaciones no lo hago nada mal. Contenta por el lugar donde lo estoy haciendo. Contenta por mis compañeros. Y, claro está, contenta a pesar de todo por no estar ahora mismo allí, porque el motivo me hace más que feliz y merece verdaderamente la pena.

R3. Y me siento todavía taaaaan pequeña...

Mucha suerte a Cristina, que será nuestra R1 a partir de mañana, ¡bienvenida! Y suerte y ánimo a todos los que os incorporáis a vuestros hospitales: ¡¡disfrutad que ésto pasa volando!!

Los ángeles de la guardia

No quería dejar pasar la Semana de la Enfermería sin hablaros un poco de este gran colectivo. Y, perdonádme, pero aunque mi admiración va para todos ellos, no puedo sino centrarme en el personal de enfermería de mi hospital y, más que en ningún otro, en el personal de Enfermería de Urgencias.

Como ya os dije el otro día, a mí (como a todos), me han salvado el culo en más de una ocasión. No puedo sino agradecer a tod@s l@s enfermer@s que han trabajado y trabajan conmigo la gran paciencia y profesionalidad que han demostrado en todo momento. Conmigo y, sobre todo, con los pacientes.

Personalmente, por las horas que paso con ell@s, me llevo mucho mejor con l@as enfermer@s de Urgencias, que son también con quien trabajo de forma más estrecha. Eso me ha  propiciado, además de buenas amistades fuera del hospital, un buen ambiente de trabajo, gran colaboración por su parte y aprender muchísimo de ell@s, quienes llevan en general mucho más tiempo que yo en ésto y, además, están muy bien preparad@s. Cuando tengo guardia me suelo preocupar de mirar con qué adjuntos o residentes compartiré esas horas, pero si de algo no me preocupo nunca es de saber qué turno de Enfemería me toca: con sus más y sus menos, sólo tengo buenas palabras para tod@s.

Evidentemente, ha habido encontronazos con algunos. Evidentemente, no todo el mundo se vuelca del mismo modo en el trabajo. Evidentemente, no me fío del criterio de tod@s cuando me advierten que corra (o que no lo haga). Pero, afortunadamente, tengo la suerte de trabajar en un hospital pequeño donde todos nos conocemos y sabemos de qué pie calzamos y donde, por suerte, el personal de Enfermería realiza una gran labor de forma admirable.

Creo que los pacientes tienen la idea de que los médicos y l@s enfermer@s no nos llevamos bien; de que unos nos creemos por encima de los otros. Desgraciadamente, hay compañeros que fomentan esa idea con su actitud. Pero creo también  que, poco a poco, la Sanidad se está alejando cada vez más de esa "parcialización del conocimiento" y que, entre todos, estamos construyendo un espacio de trabajo en equipo multidisciplinar donde cada uno aporta lo que puede. Está en manos de todos hacer que ésto siga así, que compartamos nuestros conocimientos y experiencias entre todos, que nos escuchemos, y que eso se traduzca en una mejor atención al paciente.

Una vez más, un consejo a los que empezáis ahora: ¡escuchad a Enfemería! Y a tod@s los que compartís horas conmigo (o las compartiréis), perdonad mis dudas e inseguridades, tened un poquito de paciencia conmigo y estad segur@s de que siempre estaré agradecida por la gran labor que lleváis a cabo y lo mucho que aprendo de vosotr@s cada día.

Pequeña guía de supervivencia en las guardias

¡Cómo pasa el tiempo! En menos de un mes los nuevos residentes se incorporarán a nuestros hospitales y, aunque las dudas y las inseguridades son muchas, la mayoría de ellos están  preocupados por las guardias. ¿Cómo serán?, ¿las resistiré?, ¿sabré qué hacer?, ¿estaré solo?, etc.

Siempre que los "peques" me preguntan algo sobre la residencia, sale este tema como uno de sus mayores miedos. Así pues, sin pretender adoctrinar a nadie, me gustaría dar algunos consejos para todos ellos (podéis encontrar otros muchos en infinidad de blogs, y el consejo número uno sería que les echárais un vistazo a todos ellos para tener diferentes puntos de vista).  
Tened en cuenta, que todo variará un poco siempre en función de vuestro hospital y vuestra especialidad, pero hay una serie de cosas que me parecen importantes para todos.

1. Bajad vuestras expectativas. Por suerte, un servicio de Urgencias no es tan emocionante como nos hacen creer en las series de televisión (al menos no siempre...), así que no mantengáis un nivel de estrés mayor del necesario, pensad las cosas con calma y no busquéis tres pies al gato: lo más frecuente suele ser lo más común. No intentéis dar con diagnósticos rarísimos, generalmente no hará falta. Pensad que por cada caso "raro" atenderéis a 20 pacientes con afecciones comunes, así que prestadles atención y dejad las rarezas para cuando algo de verdad no os encaje. Del mismo modo, recordad que, por fortuna, las urgencias no son siempre emergencias: ¡¡priorizad!!

2. Aprended a sobrellevarlas... y a quererlas. Sí, vais a poder con las guardias: vais a poder estar sin dormir, incluso algunos tendréis que seguir trabajando al día siguiente (y lo conseguiréis), vais a ser capaces de encadenar una guardia con otra, y ésto lo haréis semana a semana, mes a mes, año tras año... ¡Todos lo hemos hecho! La gran mayoría de vosotros pasará la mayoría de vuestra residencia haciendo guardias (incluso algunos, será a lo que os dediquéis cuando terminéis), así que os aconsejo que no las cojáis con miedo, que no las vivais como algo negativo... Evidentemente, a unos nos gustan mucho más que a otros, peero vais a tener que hacerlas sí o sí, así que intentad ir con  una actitud positiva. Pensad que en las guardias se aprende mucho (a veces, donde más), así que vividlas como algo bueno para vosotros.

3. Asumid lo que podáis. Nadie espera de vosotros que el primer día manejéis a 5 pacientes a la vez, ni que asumáis los casos más complicados. Si queréis empezar llevando sólo un paciente a la vez, viendo las cosas más "banales" podéis hacerlo... de hecho, debéis hacerlo y mi consejo por encima de todo es que lo hagáis. La responsabilidad durante la residencia, sobre todo en  las guardias, debe ser progresiva, así que si os presionan con cosas complejas o con demasiada carga asistencial quejaros: sobre todo al principio debéis sentiros cómodos y confiados con lo que estáis haciendo.

4. Preguntad. Los adjuntos y los residentes mayores estamos para eso, así que preguntad hasta hartaros. Preguntad si lo estáis haciendo bien, si se os ha pasado algo por alto, si estamos de acuerdo con vuestra opinión, si os podemos explicar algo sobre esa patología, si cambiaríamos el manejo o tratamiento, si pediríamos más pruebas... Pero preguntad también qué estamos haciendo nosotros: qué pacientes estamos viendo, por qué hacemos lo que hacemos, si nos podéis echar una mano en algo... Preguntar es básico para aprender, y cuánto más preguntéis ahora menos tendréis que hacerlo en el futuro (cuando más se dará por hecho que debéis saber las cosas), así que no tengáis vergüenza y sed cotillas.

5. Dejaros ayudar. Claro, si nos preguntáis algo, escuchad lo que os tenemos que decir y hacednos caso... o no, pero dadnos una razón y discutamos sobre ello y los diferentes puntos de vista. Y ésto sirve también para decir que preguntar está bien, pero no lo mismo cuatro veces. Yo intento siempre explicar todo a los más pequeños, pero cuando el mismo residente me pregunta lo mismo guardia tras guardia, os aseguro que mi respuesta es cada vez mucho más escueta hasta que, al final, le recuerdo que eso ahora sí ya debería saberlo.

6. No olvidéis la parte técnica. Las guardias son una gran oportunidad para practicar todo tipo de punciones, exploraciones físicas completas, suturas, vendajes, poner vías y sondas... Aprovechad para hacerlo y mirar cómo lo hacen los demás.

7. Controlad el tiempo. Vale, todo lo anterior está muy bien, y como os decía al principio el ritmo de trabajo no es siempre tan acuciante como nos hacen creer. Pero estamos en Urgencias, y aunque a vosotros os pueda parecer que un paciente concreto no tiene nada grave, ni siquiera un motivo real por el que acudir allí, recordad que tal vez lleve muchas horas esperando y que, como él, otras tantas personas esperan en la salita y, entre ellas, algunas sí tienen el tiempo en su contra. No hay que ir con prisas, el paciente merece que os toméis el tiempo que cada uno necesite... ¡pero no más! Del mismo modo, intentad ahorrar el máximo tiempo pidiendo pruebas (tomáos un minuto para pensar y pedidlas todas juntas), no os durmáis escribiendo la historia clínica e intentad ir siempre al grano. A veces os será complicado, pero si aprendéis a controlar los tiempos y a organizaros, os aseguro que tendréis la sensación de que vuestras guardias serán mucho más relajadas.

8. Pensad si es necesario... ¿Es necesario pedir radiografía de tórax a todos los pacientes?, ¿venir a Urgencias significa salir con un pinchazo?, ¿esa medicación no puede administrarse por vía oral?, ¿ese ingreso no puede evitarse? En estos tiempos más que nunca hay que pensar que los recursos son limitados y hay que administrarlos bien, por no decir que podemos ahorrar muchas incomodidades a los pacientes si nos nos dejamos llevar por el "todo se vale".

9. Enfermería es vuestro mejor aliado. Siempre, pero más en Urgencias. No sólo saben un montón, sino que de muchas cosas saben mucho más que vosotros. Además, la mayoría del personal de enfermería de Urgencias suele ser fijo en el servicio, lo que significa que llevan trabajando con ése tipo de pacientes mucho más que vosotros. Si os dicen que corráis, corred. ¡No sabéis el ojo que tienen para ver que un paciente se complicará! Por no decir que, en la mayoría de hospitales, serán quienes os tengan que despertar de madrugada, así que portáos bien con ellas. Aprovechad también para que compartan sus parcelas de conocimeinto: diluciones, poner vías, curas... pequeñas cosas que nunca sabéis cuándo podéis necesitar.

10. Estudiad siempre que podáis. De verdad, me parece un consejo muy importante. Al final, tendréis muchos momentos de pausa: mientras esperáis el resultado de una prueba que no llega, las primeras horas del día de un domingo, las madrugadas tranquilas... Aprovechad esos momentos para repasar la patología que acabáis de ver, aunque hayáis atendido a 4 pacientes seguidos con lo mismo; o bien coged cualquier manual y estudiad una patología al azar, o coged los protocolos de vuestro hospital y memorizadlos bien o... ¡lo que sea! Maximizad lo que podéis aprender en una guardia.

11. Enseñad. Sí, aunque sea vuestro primer día, podéis y debéis hacerlo. Enseñad a los estudiantes que corran por allí pero, sobre todo, enseñad a los pacientes. La educación al paciente es algo básico y de lo que a menudo nos olvidamos los médicos, pero Urgencias puede ser tan buen lugar como otros para hacerlo. Siempre después de la visita (o después de hacer lo más importante), tomáos unos minutos para explicarle al paciente qué tiene, qué le vamos a hacer, por qué le estamos dando un tratamiento, qué deberá hacer en casa, cómo se puede complicar o no, si lo que le ha llevado allí se podría haber evitado.... También es importante educarle si, el motivo por el que ha venido, podía haber sido atendido de forma no urgente por su médico de primaria o en otro centro: no tengáis miedo a "reñir", siempre que lo hagáis desde el respeto.

12. Guardad un momento para vosotros y respetad todos los descansos. Sí, a pesar de todo lo anterior y muchas otras cosas. Os merecéis ni que sean unos minutos para vosotros, os merecéis descansar siempre que podáis, os merecéis cenar en 20 minutos mejor que en 15 (si el trabajo lo permite), os debéis sentar siempre que haya una silla libre... Sois personas que lleváis muchas horas trabajando, más las que os esperan, con un importante nivel de estrés mental y de exigencia, así que no os sintáis mal por cuidaros: pensad que ésto también favorece al paciente. No se trata de escaquearos, se trata de ser sensatos. Y, por supuesto, respetad las post-guardias.

13. Sonreíd. ¡Por favor, sed amables! Aunque os cueste, aunque os vayáis a estirar a las 5 de la mañana y a las 5:10 ya os estén llamando para atender a una chica a la que le duele un grano en la cara desde hace 3 días... Pensad que si acude a esas horas allí y espera a que la atendáis, es que para ella es importante, así que atendedla bien (aunque, volviendo al punto 11, después le expliquéis que por eso no se viene a Urgencias, y menos a esas horas). Sonreíd también a los abuelitos a los que atenderéis, a los familiares... Ellos no tienen la culpa de que no hayáis dormido, llevéis horas sin comer o se os acabe de morir un paciente. Os aseguro que, además, os sentiréis mucho mejor al acabar el día.

Podría seguir con muchos otros consejillos, pero ni quiero extenderme en exceso ni creo que haga falta. Sólo una última cosa, que creo que resume todo lo anterior: usad siempre vuestro sentido común. Si alguien quiere aportar alguna otra cosa, será más que bienvenido en los comentarios. Y mucha suerte a los que empezáis, ¡seguro que podéis con ello!

Las comparaciones no siempre son odiosas

Hace unos meses ya os hablé aqui de lo difícil que puede ser a veces para un médico estar al otro lado. Pues bien, como en mi casa vamos siempre de susto en susto, esta semana he vuelto a estar de hospitales... y he vuelto a ver cosas que no me han gustado nada.

Pero si bien en la otra entrada os hablé más de lo complicado que es intentar mantenerse al márgen, ahora me gustaría más centrarme en una sensación que no he cesado de tener estos días: ni yo lo hago tan mal, ni en mi hospital somos tan malos.

A veces, cuando trabajas en un hospital pequeño, acabas teniendo sin quererlo un cierto complejo de inferioridad... Sabes que las cosas se hacen bien, estás contento, pero como no tienes otra perspectiva que la tuya imaginas que en todos sitios las cosas son así. Si a eso le sumas que los hospitales más grandes no cesan de salir en los medios, de investigar, de publicar, etc, a veces caes en el error de pensar que, tanto ellos como tú mismo, tenéis razón al decir que ellos deben hacer las cosas bien, la Medicina allí se hace mejor. Se les llena la boca con palabras como excelencia, se les llenan las paredes con diplomas y premios, y tú acabas pensando que, a lo mejor, eso es lo que importa.

Pero de pronto aterrizas allí, en un hospital de los grandes, de los importantes, de los "buenos". Tienes a un familiar gravemente enfermo y, aunque les agradeces la rapidez del diagnóstico y la atención inicial, luego empiezan a sucederse una serie de errores, malas praxis y demás que te acaban hartando. Sin hablar de la atención al paciente, que deja bastante que desear, lo que de verdad te preocupa es que, durante más de 48h, un paciente inestable ni siquiera esté monitorizado. Te preocupa que, aunque tengas un diagnóstico y se haya iniciado el tratamiento, no se estén realizando el resto de exploraciones indicadas para completar el pronóstico y, tal vez, modificar el tratamiento. Y, entonces, a pesar de lo preocupada que puedas estar, te abstraes de pensar en que esa persona es un familiar, lo miras sólo como a un paciente: sabes lo que hay que hacer, y sabes que tú lo habrías hecho (porque lo haces cuando has tenido un paciente igual) y, sin quererlo, sonríes y piensas que lo estás haciendo bien.

Dejando de lado la indignación que pueda sentir porque mi padre no haya sido tratado correctamente en muchísimos aspectos, me complace gratamente ponerme una medallita: tanto a mí, como a mis compañeros; a mi hospital. Me complace saber que, a pesar de "ser pequeños", hacemos lo que hay que hacer cuando hay que hacerlo, nos preocupamos por más cosas que sólo lo puramente asistencial, ofrecemos en general una buena atención. Y entiendo ahora que mis pacientes, en general, se vayan siempre contentos. Entiendo que tantas horas de estudio, trabajo y esfuerzo merecen la pena y me doy cuenta, una vez más, de que trabajo en un lugar fantástico. En un lugar donde me están enseñando a hacer Medicina de verdad.

Pienso entonces en la numeritis del MIR y en la gente que elige plaza esta misma semana y me preocupa que se cieguen por el nombre del hospital, sin prestar atención a la calidad de lo que allí se ofrece. No de lo que se ofrece al residente, sino de lo que se ofrece al paciente que es, al fin y al cabo, quien importa en todo esto.

Un poco de arte...

Hoy os traigo una entrada muy especial y que, personalmente, me hace mucha ilusión compartir con vosotros.

Para los que no lo sepáis, J. es, además de un excelente pintor y restadurador de arte, un apasionado de la ciencia. Quizás por eso hace unos añitos, para su proyecto final, decidió crear una serie de cuadros sobre temas médicos. Mucho tiempo después, y como estímulo a que siga pintando, me ha permitido que comparta por fin sus trabajos con vosotros. ¡Así que aquí los tenéis!



Y como estamos en los tiempos que estamos, y además el espacio en casa cada vez escasea más, aprovecho para hacer un poco de publicidad y deciros que todas estas maravillas están en venta. Si a alguien le interesan, podéis dejar un comentario aquí o enviarme un correo. Veréis que en  las descripciones de los cuadros, además de las medidas y técnica, se incluye el precio (habría que sumar los gastos de envío). Y si alguien vive en Barcelona o cercanías, y le apetece verlos en directo, sólo tiene que preguntar.

Espero que os gusten tanto como a mí.

MIR maternidad: ¿y las guardias?

Si hay algo que, estando embarazada, la gente me ha repetido constantemente es: ¿y todavía haces guardias?. Pues bueno, en mi caso las hice completas hasta los 4 meses y, hasta que cogí la baja hace unas semanas (con casi 7 meses), las hacía reducidas. Pero vayamos por partes...

Primero, debéis saber que, según el Estatuto de Trabajadores, la jornada laboral de una mujer embarazada no puede ser de 24h (se exigen mínimo 8h de descanso entre turnos) y no se contempla trabajar por las noches. Por lo tanto, las guardias médicas, que son de 24 horas y, por lo tanto, comprenden turno de noche, legalmente no deberían seguirse realizando mientras se está embarazada. Otra cosa, evidentemente, es que queráis seguir haciéndolas mientras podáis, como fue mi caso (por economía, básicamente; por formación) pero en el caso de que no podáis/queráis, por problemas que vuestro hospital pudiera poneros (cosa que dudo mucho), ya veis que con la ley en la mano estáis eximidas de hacerlas.

Como os digo, yo quise hacer guardias todo lo que pude, pero hay que tener en cuenta que es algo muy duro: todos los que trabajáis en el sector lo sabéis, y estando embarazada... buff, ¡se hacen muy pesadas! Cuando a las 24h de trabajo y stress habituales les sumas el sentirte pesada, las náuseas, los vómitos en mi caso, las piernas hinchadas, el extremo cansancio del primer trimestre y todos los pequeños inconvenientes del embarazo, se hace todo muy cuesta arriba. Sin pensar, además, que no creo que romper así el ritmo circadiano cada 3-4 días sea demasiado bueno para un pequeñín que empieza a formarse...

Por todo eso, porque no me encontraba bien, en mi caso a los 4 meses pedí una reducción de horas: seguí haciendo guardias, pero sólo hasta las 8-9 de la noche (según el trabajo que hubiera), de modo que el total de mi jornada laboral era de unas 12-14h y podía, al menos, descansar por la noche en casa. La verdad es que no tuve ningún problema en mi hospital, todo el mundo lo comprendió perfectamente... Aún así, mi  médico de cabecera me dio un justificante médico por si me ponían alguna pega (y no fue nada raro mi petición, ella misma me dijo que, médicamente, debía descansar un mínimo de horas). Todo tiene la parte mala, claro; debéis saber que hacer turnos así implica no librar al día siguiente (obviamente), pero eso podía significar acabar haciendo muuuuchas horas sin parar en una semana. Así seguí hasta que me dieron la baja definitiva, por embarazo de riesgo, hace unos días, pero de todos modos, no creo que hubiera podido seguir manteniendo el ritmo de guardias, ni que fueran reducidas, hasta el final.

De todos modos, si podéis acogeros o no a esta opción es algo que ya deberíais hablar en vuestro centro de trabajo. No es que ésta reducción sea algo estándard, sino que fue una propuesta que hice en su momento y se aceptó; quizás en vuestros hospitales se os de alguna otra opción que os convenza más o, directamente, se os corten todas las guardias en el momento en que lo pidáis.También es importanta saber cómo afectará a vuestro sueldo más tarde (por ejemplo, a mí durante la baja me pegan más o menos según las guardias que haya hecho los últimos meses, de modo que, en mi caso, con  la reducción de horas he salido económicamente perdiendo).

Existe otra cosa a tener en cuenta y es el concepto de "profesión de riesgo". En este tema no estoy muy puesta... Sé que en Enfermería, por ejemplo, les exigen la baja por riesgo profesional desde muy pronto en el embarazo, quieran o no. En cuanto a los médicos, como yo quería seguir trabajando pese a todo, no me informé demasiado pero, según tengo entendido por mi comadrona, a partir de la semana 25-26 de gestación los médicos no deberían trabajar y, en el tema guardias, creo que también se contempla como eximiente por el riesgo que existe, ya desde el principio. Ya os digo, sobre este tema deberíais indagar vosotr@s.

Sea como sea, sigáis haciendo guardias o no, lo que sí os recomiendo a todas es, por un lado, respetar los descansos todo lo que podáis. Y, muy importante, tened cuidado con el tipo de pacientes que atendéis. No hay que ser alarmista ni negarse a atender a ningún paciente pero, yo por ejemplo, he evitado a los "infecciosos" todo lo que he podido, igual que a los agitados, violentos, sintecho o borrachos, por el posible riesgo de agresión. Evidentemente, podéis contagiaros de cualquier cosa con cualquier paciente, del mismo modo que cualquiera puede asestaros una patada, pero todos sabemos que hay colectivos más propensos a todo esto y, si existe compañerismo, no creo que a otro residente le importe visitar a estos pacientes por vosotras durante unos meses. Y no os neguéis a nada: al final, he acabado visitando a todo el mundo y, por suerte, a mí no me ha pasado nada (¡excepto unas anginas que pasé como pude!).

Como siempre, ésto son sólo algunos consejillos e información basadas en mi experiencia personal... No vamos a asentar leyes ni dogmas con ellas. Si queréis aportar o preguntar cualquier cosa, ¡a los comentarios!


Caso clínico: artritis séptica politópica por neumococo

Casi un año después de presentar mi primer caso clínico en el Hospital Clínic (centro que, muy amablemente, nos permite asistir cada miércoles a sus sesiones de Infecciosas y colaborar de forma trimestral), ayer me planté de nuevo ante ellos para presentar el caso que os dejo por aquí.

En esta ocasión, no se presta mucho a discusión o elucubraciones, pero sí es una entidad rara que merece la pena conocer. La verdad es que yo no llevé al paciente mientras estuvo hospitalizado, pero he disfrutado mucho preparando el caso y estudiando la bibliografía.

Como siempre os digo, si tengo tiempo y ganas ya os dejaré la presentación en castellano (de momento, la cuelgo en catalán). De lo que sí tengo ganas, como siempre, es de responder encantada a vuestros comentarios.

Medicina Interna.. ¿sí o no?

Sí. Pero...

Siempre os digo lo encantada que estoy con mi especialidad, y creo que suelo transmitir mi entusiasmo cuando algún estudiante o residente pequeño me pregunta. ¿Volvería a elegir la Medicina Interna para mi futuro? Sin dudarlo. Por eso, cuando algún futuro residente me dice que le gusta mucho, que cree que es su vocación, pero hay otros factores que le hacen echarse atrás (muchas guardias, estudio continuo, poca valoración por parte de los demás, etc) le animo a que la elija siempre que pueda prescindir de todo eso.

Y es que, como en realidad me gusta decir: Medicina Interna sí, pero sólo si realmente te apasiona.

El sábado pasado acudí a las III Jornadas PostMIR de la Academia AMIR para hablar un poquito de mi hospital (cosa que apenas pude hacer), donde disfruté de la ponencia de un residente mayor, también enamorado de la Interna, que coincidía y, de hecho, incidía mucho en el mismo punto que yo: es una especialidad puramente vocacional; si dudas entre dos... no elijas Interna. Y lo reitero, tiene que gustarte mucho y estar dispuesto a todas las cosas "malas" que comporta: las enumeradas arriba, por ejemplo (muchas guardias y duras, que los demás especialistas te valoren poco, no parar nunca de estudiar), que dure más tiempo que otras especialidades, el tipo de pacientes que sueles atender, la incertidumbre, el saber de todo pero de nada, etc.  Para mí, no lo puedo evitar, todo esto que estoy enumerando son "cosas buenas", pero soy consciente que, como tantas otras, a muchos pueden parecerles el lado oscuro de mi especialidad.

Para los que estáis a puntito de elegir plaza (¡¡suerte!!) o los que lo haréis en los próximos años, lo dicho. Si sentís que es lo que os gusta de verdad, que no hacerla será esa espinita que siempre tengáis: ¡elegid Interna! Para mí es la mejor especialidad, es "el ser médico", esa imagen que todos tenemos cuando pensamos en la Medicina y, como he dicho, todas sus cosas "malas" a mí (como a tantos otros), no dejan de enamorarme. Pero si tenéis la Interna como segunda opción, porque dudáis entre dos, porque no os llega la nota para lo que queríais hacer... no la elijáis, de verdad. A pesar de que creo que puede enamorar a cualquiera, también es verdad que hace falta una disposición especial, un sentir que realmente se está en el lugar en el que se quiere estar.

Sea como sea, elijáis lo que elijáis, muchísima suerte. Ya sabéis que si queréis preguntarme alguna cosilla en concreto sobre la especilidad, mi hospital, o lo que sea, tenéis mi correo. Y, ya de paso, os remito a mi serie de entradas sobre hospitales donde hacer Interna en Barcelona comarca y a la sección donde hablamos de diferentes especilidades.

Stand by

Así estoy, a la espera.

A pesar de que mi intención era seguir trabajando hasta bien entrado el embarazo (vamos, si podía, hasta el final), para perder el menor tiempo posible de residencia, algunas complicaciones me han forzado a aceptar la baja médica y terminar, de momento, con mi segundo año.

Cuando digo "perder tiempo" soy consciente de que lo recuperaré en un futuro. Todos los meses que esté de baja médica/maternal se me empiezan a sumar de nuevo una vez me reincorpore al trabajo. Es decir, que si bien el próximo 13 de mayo yo debería convertirme en R3, esa transformación tendrá lugar "x" meses después de mi re-incorporación laboral, según el tiempo que haya estado fuera del hospital. Del mismo modo, si tendría que haber obtenido mi título de especialista el 13 de mayo de 2015, ahora tendré que sumarle esos meses de  más (lo que, seguramente, me plante a principios de 2016).

Entonces, ¿por qué siento que, efectivamente, estoy perdiendo el tiempo? Bueno, me queda la fuerte sensación de que hacer una pausa tan larga en mi formación no es buena, y menos cuando todavía estoy en un período bastante inicial de mi residencia. ¡Me voy a sentir tan perdida cuando vuelva! Además, en mi hospital están cambiando muchas cosas últimamente: instalaciones, sistema informático, pronto la incorporación de los nuevos... todo eso me lo pierdo, y me voy a sentir totalmente novata al volver.  Por último, algo que no ayuda nada, es que el tema de la baja haya sido de un día para otro (literalmente), lo que me ha forzado a dejar muchas cosas a medias.

Que sí, que todos me conocéis y sabéis tan bien como yo que durante este tiempo voy a seguir estudiando, leyendo, pasándome de vez en cuando por el hospital para algún sesión,  preparando artículos, intentando que me acepten algo para próximos congresos... pero eso, a mí, me sigue sabiendo a poco. ¿Qué hago yo sin pacientes?, ¿qué hago sin seguir aprendiendo tanto cada día?

En fin, no me queda otra opción que tener paciencia y, como dicen, tomarme estos meses extra como un descanso antes de que llegue Enigma: un tiempo para disfrutar del embarazo y hacer todas aquellas cosas que nunca tengo tiempo de hacer. Poco a poco, seguro, me acostumbraré a estar alejada del hospital... ¡¡pero lo voy a echar tanto de menos!!

MIR maternidad:¿es un buen momento?

Empiezo una nueva sección en el blog hablando, como ya habréis adivinado, de la maternidad... ¡siendo residente! Además de parecerme un tema que puede ser interesante para mucho, he recibido en estos meses muchos correos o comentarios preguntado sobre el tema, así que me he decidido a hablar aquí sobre mi experiencia. Falta decir, que no quiero monopolizar el blog con éste asunto, así que aunque iré actualizando esta sección regularmente (según me encuentre con alguna situación a destacar o me vayáis haciendo preguntas) no esperéis una entrada semanal sobre ser mamá.

Para empezar por el principio, me ha parecido bien dar mi humilde opinión sobre lo primero que me preguntáis muchos: ¿la residencia es un buen momento para la maternidad*? Y mi respuesta es: depende. Depende de vuestras prioridades.

Decidirse a tener un hijo es, obviamente, una decisión que debería tomarse con calma y valorando todos los pros y contras. En una situación ideal, debería ser una decisión meditada y consensuada de la pareja. Partiendo de que sea así, ¿se puede tener un bebé siendo residente? Hombre, creo que si lo que queréis de la residencia es que sea un paso complementamente satisfactorio en vuestra brillante futura carrera profesional, quizás deberíais plantearos si, complementar estos años con criar a un niño es lo mejor: os va a quitar tiempo y dedicación, eso seguro. Ahora bien, si creéis que podéis hacerlo, o que merece la pena intentarlo... ¡adelante! Si no necesitáis ser los mejores (o si creéis que podéis serlo a pesar de todo), tener un niño no debería suponeros mayor problema que (más) falta de sueño y muchísima organización.

Es lógico que muchos nos planteemos ser padres durante este periodo de formación: la mayoría estamos entre los 25-30 años y, dejarlo para más tarde, con los tiempo que corren en que nadie nos garantiza un trabajo seguro después, nos puede parecer demasiado tiempo. Los hospitales lo saben, y creo que lo entienden y, en su mayoría, se adaptan a esta situación. Además, no olvidemos que la maternidad es un derecho y que el MIR, además de un periodo formativo, también es un periodo laboral: las dos cosas no deberían entrar en conflicto.

Personalmente, si me decidí a tener un niño ahora fue un poco por todo ésto... Además de que los dos queríamos tenerlo, nos parecía que ahora teníamos una buena edad para intentarlo y, en mi caso, un trabajo estable en los próximos años, lo que me garantizaba, además de un sueldo, cierta estabilidad. Sabíamos (sabía), que eso supondría dedicarle menos horas a la residencia y estar mucho más cansada, tanto en el trabajo como en casa, pero nos/me parecía que valía la pena hacerlo. Debéis saber que, además, aunque no es obligatorio hacerlo, se contempla que los meses de baja maternal durante la residencia se recuperen después, así que no creo que esté perdiendo formación, sólo continuidad (pues, obligatoriamente, estaré unos meses desconectada del hospital). Por todo ello, atreviéndome a dar un consejillo, quizás ser madre siendo R1 no sea lo mejor: creo que es mejor coger primero el pulso a la residencia, al ritmo de trabajo, ver lo qué exige y valorar si seréis capaces de llevar las dos cosas a cabo; además de que, dejar de trabajar varios meses durante el primer año, sí puede marcar una diferencia importante en vuestra formación.

Debo añadir también que, en mi caso, he tenido mucha suerte con mi Servicio, mis compañeros, las guardias...en general con mi hospital, que me ha facilitado muchísimo las cosas por el momento: ¡tengo unos grandes compañeros! En este sentido, os recomiendo que si os estáis planteando el tema, preguntéis antes en vuestro centro (o si tenéis compañeras que ya han sido madres trabajando allí) cómo está el tema allí: el alargar la residencia, las reducciones de guardias, permisos de lactancia, retribución durante la baja, etc. Como os digo, no debería diferir mucho entre hospitales, pues siempre hay que cumplir las leyes estatales que se aplican a cualquier puesto de empleo, pero puesto que el nuestro es un trabajo un tanto especial en cuanto a horarios, peligrosidad y demás, y como siempre hay convenios especiales de por medio, está bien que sepáis de antemano a qué ateneros.

Lo dejo aquí por hoy, que tampoco quiero aburrir a los que no estéis por estos temas... En la próxima entrada, si queréis, os hablaré un poco de mi experiencia en estos meses: cómo ha afectado a mi trabajo, las guardias, el tema de recuperar los meses de baja, etc. Pero, como ya os he dicho, pretendo que ésta sea una sección un poco hecha a vuestra medida así que, si me dejáis algún comentario o me mandáis algún correo con vuestras inquietudes, iré agrupando los temas y me será más fácil ofreceros algo útil. Eso sí,¡recordad que no soy ni mucho menos una experta en estos temas!

Sólo un consejo antes de terminar: ésto es como la Medicia Interna: si os lo estáis planteando, ¡hacédlo! ;)


* chicos, aunque me refiera a maternidad/madres por razones obvias, estas entradas están también dirigidas a vosotros, los que queréis ser papis. No puedo personalizaros tanto las respuestas, pero seguro que alguna dudilla os puedo resolver ;)

Caso clínico: ¡cuidado con el ECG!

Esta tarde nos hemos estrenado, ¡diría que con muy buen pie! Como os dije a principios de semana, he lanzado mi primer caso clínico vía Twitter, para hacerlo más participativo y, habiendo detectado ya algunos fallos del proceso, creo que en general ha sido una experiencia muy buena.

Para los que habéis participado, y los que no, ésta es la recopilación de los mensajes que nos hemos ido intercambiando (nota: para preservar la intimidad de los participantes, no pondré el autor de los comentarios).
@HistoriaClinica: Hombre de 92 traído por su familia por malestar general
@: ¿Desde cuándo?
@: qué siente exactamente? evolución? antecedentes previos?
@HistoriaClinica: La familia explica que le ve más deteriorado en los últimos 2 días... Explica pérdida de apetito, escasa ingesta de líquidos y pérdida de fuerza generalizada con 2 caídas. ... la familia le encuentra desorientado, con dificultad para hablar. Y dicen que la orina es escasa y hemática.
@: ¿Qué antecedentes tiene?
@HistoriaClinica muchos! Como más importantes: HTA, dos AITs, FA crónica, TBC en la juventud, criterios de EPOC y un tumor en vejiga.
@: ¿Tumor de vejiga en activo (en tratamiento o no) o curado?
@HC: buena pregunta!! No se estudió por voluntad del paciente, ni ha querido seguimiento. Desconocemos AP, tamaño, etc. Desde entonces, tiene muchas ITUs de repetición
@: actualmente en tratamiento de patologias de base?
@HC: Tto habitual: enalapril, amiodarona, somazina, adiro, denubil, rytmonorm y quetiapina
@: ¿Algo de relevancia en la exploración física?
@HC: Vamos pues a la exploración física: impresiona de afectación del estado general, está inquieto y desorientado en tiempo y espacio. Parece deshidratado, pálido y con cianosis distal. Tonos arrítmicos, bradicárdico. Leve disartria (más bien, habla arrastrando las palabras), pérdida de fuerza en ESD. ... desviación comisura bucal derecha
@: qué otros síntomas presenta el paciente? Fiebre, tos, disnea, sintomatología urinaria??
@: como están los campos pulmonares?
@HC: No hay más síntomas que los que os he referido. La ausucltación pulmonar es normal
@ Pérdida de fuerza y desviación de la comisura bucal, ¿de instauración reciente o secuelas de anteriores AITs?
@ HC: los AITs se recuperan!! No saben precisar los días, pero es un signo de reciente aparición
@HC: ¿Nadie pregunta por las constantes vitales? FC 46, TA 71/44, afebril, SatO2 no detectada por pulsioxmetría...
@: me está pareciendo un ictus trombótico desencadenado por deshidratación/mal Tto de la HTQ/FA...
@: De momento, me parece un ictus cardioembólico por FA...
@HC: pues no van por ahí los tiros... A ver, centrémonos: ¿qué pruebas pedirías? ¿Tratarías algo ya?
@: trataría de urgencia el shock hipovolemico y pediría un TC con CIV
@: examenes... pediria hemograma + fórmula diferencial, gasometría arterial, perfil bioquímico, sedimento de orina...
@: y de urgencias trataria el shock hipovolemico
@: Pediría hemograma, bioquímica y orina, además de tratar la hipovolemia.
@: además pediria rx de torax y un TC contrastado si es posible
@: aunque el contraste intravenoso dependería mucho de la creatinina que viera en la analítica
@HC: vale, dadme tiempo y os voy dando los resultados! De momento, tratamos el shock con sueros y remontamos TA.
@HC: ECG: FA a 50pm, con QRS ensanchado, T picudas con rectificación del ST V1-V2 y acortamiento del QT. Analítica: hemograma norma, 11.600 leucos, coagulación OK, Cr: 6.55mg/dL; Na:136mmol/L; K: 7.4mmol/L y PCR de 40. Nada a destacar en Rx de tórax. TAC craneal (sin contraste): zona hiperdensa junto asta frontal izquierda, de dudoso origen patológico vs artefacto.Sedimento: incontables hematíes, 50 leucos. GA: pH 7.29, pCO2 de 35, pO2 de 89, HCO3 de 12
@HC: Vamos chicos, ya tenéis muchos dados!! Alguna orientación diagnóstica, algo sobre lo que debamos actuar??
@: las alts del ECG son por la HiperK Aademás ligera acidosis, metabolica.
@: Veo acidosis metabólica y lo del ECG puede ser por hiperpotasemia...
@HC: muy bien, tratamos la hiperpotasemia!¿Cómo? Y recordad monitorizar al paciente...
@: suero glucosado+insulina+gluconato calcico+...
@HC: perfecto! De entrada pusimos glucosado + 12U de insulina + 1 ampolla de gluconato cálcico. Qué más??
@: ¿Insulina + suero glucosado + diuréticos no ahorradores de potasio? Con cuidado de no volver a hipovolemia...
@HC: con TA justita, de momento nos decantamos por no usar diuréticos..
@: pediría niveles de renina y de aldosterona
@HC: en Urgencias? Desde luego, no en mi hospital xD
@:para descartar hipoaldosteronismo... No se si seguimos en urgencias o en el bar de la esquina..
@HC: está bien, pero antes habría que pensar en otras causas más frecuentes..
@HC: lo ligáis con algún antecedente del paciente? Explica todos los síntomas? Os adelanto que sondamos al paciente, de forma muy dificultosa, y obtebemos orina hemática vieja
@: toc, toc... Perdonad... Voy cargando drogas vasoactivas? Recojo hemos y urinocultivo? XD
@HC: Toma cultivos, sí! La TA está ahora en 110/55, la FC se mantiene en 55-65pm y el paciente está estable: espera. Los HC fueron negativos; en el cultivo de orina, como no, creció E.coli
@HC: Resumamos un poco: tenemos a un paciente con insuf.renal aguda + hiperK, probablemente... ¿por qué?
@: Puede ser por la propia deshidratación/hipovolemia
@HC: vale, compro la deshidratación: lleva días sin comer ni beber apenas --> origen prerenal. Algo más que ayude? Podemos descartar causa obstructiva?
@: Estaba tomando enalapril, que puede producir hiperpotasemia
@HC: muy bien, sumamos otra causa y, de momento, paramos enalapril ;) A todo esto, el paciente sigue cada vez más agitado y desorientado, pero por el resto estable...
@: Si tenía un tumor, éste puede causar obstrucción... ¿Ecografía?
@HC: biiiieeeeen!! Pedimos la eco... que en mi hospi, a estas horas, no se hace de Urgencias: pero muy importante aquí!
@HC: lo estamos monitorizando y el ECG sigue mostrando los mismos cambios. Vale, pongámosle un poco de haloperidol, pero no hace mucho ¿Qué está contribuyendo a la agitación?
@: posible delírium por la alteración gasometrica/analítica?
@HC: muy bien: la uremia causa encefalopatía, q explica los síntomas... sin olvidar que no hemos descartado un AVC
@HC: Han pasado 2h y repetimos creatinina y iones ---> prácticamente los mismos valores. Repetimos tratamiento? Qué más hacemos?
@: bueeeee, llamemos a nefrologia, evaluarían hemodialisis
@HC: no disponemos de esta opción...
@: Tenía una masa en la Tc en área frontal y sigue con creatinina y urea acumulados... ¿Encefalopatía?
@: podria sonar raro... pero la masa que evidencio el TC de encefalo me suena a metástasis... o me equivoco?
@HC: exacto... Lo suyo sería repetir el TAC o hacer RMN pero, ¿lo veis necesario ahora?
@: Creo que no es prioritario. Más importante sería bajar la creatinita, urea, etc.
@HC: muy bien! Si a caso, en planta y más estable, su médico ya valorará la indicación. El paciente evolucionó mal, así que no se repitió TAC. Podía ser M1 o cualquier cosa :(.
@: por leucocitosis no deberíamos descartar una infección en zona tumor,disponemos de tomógrafo? antibioticoterapia. el "estado confusional" es más que habitual en ancianos deshidratados, con procesos infecciosos
@HC: bien, al menos empezamos a tratar la ITU que es lo que hemos objetivado ;) No habéis dicho nada del tto evolutivo: nosotros repetimos lo mismo y, ahora sí, añadimos algo de diurético ;)
@HC: Queréis que vaya explicando un poco cómo terminó todo o alguien quiere preguntar algo más??  Concluyamos: repetimos tto, esta vez más efectivo. El pte, cada vez más agitado, pero estable, pasó a planta con control estrecho. En planta, a pesar de segui tratando la hiperK, la IRA y la ITU, la evolución era mala... Se decidió no hacer la eco porque cada vez iba a peor y, en cualquier caso, la familia y él no querían tto.  Como he dicho, tampoco se repepitió TAC ni otras pruebas de imagen. A los 3 días, el paciente falleció :(
 Bueno, espero que también os resulte fácil seguirlo por aquí a los que lo leáis ahora... Como dije a los participantes, me pareció un caso interesante en cuanto a manejo de la hiperpotasemia y a que, en este paciente, había una combinación de muchas causas que explicaban todo el cuadro y había que saber integrarlas. Después de ver a este paciente en Urgencias repasé un poco el tema de la hiperpotasemia y encontré un par de artículos interesantes...Intentaré hacer un resumen de todo el material y colgarlo aquí para vosotros.

¡Pero la discusión no acaba aquí! Recordad que tenéis los comentarios para aportar todo lo que queráis :) ¡Muchas gracias a todos los participantes en este experimento!

¡Hagámoslo!

Bueno, como parece que la idea que os lancé hace unos días os ha gustado... ¡vamos a intentarlo!

Si os parece, aunque puede que sea un mal día para empezar, lanzo el primer caso clínico para el próximo sábado 23 de febrero a eso de las ¿5 de la tarde? Ya sé que empezar un sábado por la tarde puede no ser efectivo, pero es un hueco que creo que puedo tener libre y, ya que tengo un caso en espera y mi tiempo libre escasea, si lo voy dejando puede que se quede en nada.

¿Cómo lo haremos entonces? Los que querráis seguir el caso en directo, podréis hacerlo a través de mis dos cuentas de Twitter: la personal y la del blog. Me conectaré sobre las 17:00h y lanzaré el enunciado del caso, con el hashtag #casoshc (que usaremos siempre) para que podáis reconocer y seguir los mensajes. Para participar, usad siempre éste hashtag, y a medida que vayáis preguntando iremos desgranando el caso poco a poco entre todos.

Si queréis seguir el caso una vez terminado, unos días después colgaré en el blog todas las interacciones, y alguna otra cosilla (bibliografía, etc) que pueda seros interesante.

¡Espero leeros el próximo sábado!


Actualización en insuficiencia cardiaca

Aquí os dejo la última sesión que he hecho en mi hospital (¡hasta en 3 ocasiones!), sobre insuficiencia cardiaca.

Una puesta al día basándome, básicamente, en la Guía de Práctica Clínica de la Sociedad Europea de Cardiología (que, si no encontráis y queréis, sólo tenéis que pedirme).

¿Lo intentamos?

Hace días que me ronda una idea para animar ésto un poco pero, como no, necesita de vuestra colaboración. Yo lanzo la propuesta, a ver quién y cómo responde...

Se trataría de una sección fija en el blog sobre casos clínicos reales, más allá de los que presento en el hospital y luego os traigo por aquí, pero que se vehicularía a través de mi cuenta de Twitter (o la cuenta del blog).

Allí, de forma periódica, empezaría la presentación de un caso y lo iría desgranando a través de vuestras interacciones. Es decir, sólo iría dando los datos que me pidiérais... de ahí que vuestra participación sea básica para que llegue a buen fin. Después, una vez dado el caso por terminado (el mismo día, fijaríamos un tiempo límite), lo publicaría aquí entero, con mención a todos los participantes, para que pudiérais leerlo seguido incluso sino habéis podido participar en la discusión en vivo. Un ejemplo:
- @Historiaclinica "Paciente varón de 92 años que acude por malestar general"
- @Fulanito "Desde cuándo?"
- @Menganito "Qué síntomas tiene?"
- @Historiaclinica "Una semana de evolución. Pérdida de apetito, pérdida de fuerza generalizada y desorientación"
- @Zutano "Constantes? Qué destaca en la exploración?"
Así, cuando tenga un caso interesante, o de manejo chulo, sobre todo que vea en Urgencias, en el caso de estar interesados, lanzaría una propuesta de horario para intentar estar todos conectados e ir haciendo el caso. A las 2-3h se podría dar la resolución, sino se ha llegado antes, y al día siguiente os lo cuelgo aquí y podemos discutirlo en conjunto, compartir bibliografía, etc.

En fin...¿qué os parece? Yo creo que puede ser interesante y salir algo chulo, pero muuuucho mejor si no soy sólo yo lanzando frases al aire y hay alguien más al otro lado. Opinad, por favor, decidme qué os parece la idea y si estaríais interesados en participar (por supuesto, no es ningún compromiso, ni nada que tengáis que hacer de forma regular, sólo si os apetecería probarlo).

Venga, ¡a mí me apetece!

Me crecen los enanos

... y no, no hablo sólo de mi pequeño Enigma. Como ya os conté aquí, hacerse mayor como residente implica que, poco a poco, pasas de aprender a enseñar. La mayoría de la residencia, es verdad, te la pasas haciendo ambas cosas (desde R1 ya estás con estudiantes e, incluso de R5, se tiene mucho que aprender), pero creo que el paso de R1 a R2 es muy importante a este respecto, ya que te sientes verdaderamente "responsable" de los pequeños.

Llevo ya casi otro año completo, lo que implica que desde mayo del año pasado estoy ejerciendo como R mayor (¡¡o eso intento!!), pero el sábado pasado, cuando muchos valientes se presentaron al examen MIR, no pude dejar de pensar que, algunos de ellos, estarán en mi hospital dentro de nada y que a ellos, como a tantos otros que vendrán, tengo que acogerlos y enseñarles tanto como pueda.

El verano pasado me agobié mucho con ésto: mucho. De repente, no sólo pasas de ser la pequeña, de que se espere poco de ti, sino que de un día para otro se espera de ti que lo sepas todo (o casi) y que, además, te responsabilices de los nuevos y les enseñes lo que en tu día te sirvió a ti. En mi caso, sobre todo en las guardias, prácticamente desde el principio de R2 he estado ejerciendo totalmente de R mayor: o sea, que no he tenido a nadie "por encima", excepto a los adjuntos (y no siempre...). Eso hace que muchas decisiones, sobre todo las rápidas o las que se hacen a horas intempestivas, las haya tenido que tomar sola desde un tiempo que me parece excesivamente pronto en mi formación. Pero no sólo eso, de repente tenía que tomar también decisiones por otros, y responsabilizarme de las consecuencias.

A mí me encanta enseñar y explicar las cosas. No sé si lo hago bien, no sé si lo hago lo suficientemente a menudo, pero me gusta mucho. Los residentes pequeños que han estado rotando conmigo, o han compartido horas de guardia, dicen que les gusta mucho que esté yo porque estoy pendiente de ellos...¡¡qué me van a decir!! Me cuesta creer que ejerza tan bien como mayor cuando he tenido que aprender sobre la marcha, pero entiendo que una respuesta totalmente sincera sea difícil para ellos (a mis resis pequeños: si pasáis por aquí, aprovechad y criticadme en los comentarios). También es verdad que hay días y días: guardias horribles en las que estoy hasta arriba de trabajo y superviso-explico lo mínimo indispensable y, por suerte, otras que me permiten tomarme unos minutos de calma, sentarme con el residente para que me exponga el caso y barajar juntos las diferentes opciones.

Hoy por hoy, muchos meses después, creo que el agobio ha dado paso a un entendimiento de que, como todo el mundo, una llega a dónde puede. Eso implica que no tengo que saberlo todo y que, ser 100% responsable de un residente es tarea de un médico adjunto, no mía. Por eso, seguiré intentando transmitir lo mejor que pueda lo que sé, seguiré dando la cara por mis decisiones (y las que otros han tomado guiados por mí) y, sobre todo, seguiré aprovechando esta gran oportunidads para darme cuenta de todo lo que me queda por aprender. Pero, desde luego, dejaré de sentirme tan responsable de los peques (sobre todo cuando los que sí lo son se desentienden) e intentaré mejorar con los nuevos enanos que lleguen al hospital.

El equilibrio

Los últimos días he pasado mucho tiempo en el hospital, más del habitual y necesario. Además, no sólo en el mío. Por si fuera poco, si en uno he sido médico, en otro he sido "familiar de paciente". Y chicos, sinceramente, a veces cuesta mucho mantener el equilibrio.

Si hay algo que me molesta, cuando estoy trabajando, son los familiares que proclaman a gritos que son médicos. ¿A razón de qué?, ¿esperan un trato especial, quieren que les explique absolutamente todo lo qué hago, me quieren hacer saber que están en posición de cuestionar mis decisiones? Es algo que me incomoda muchísimo y que, de verdad, nunca he entendido qué beneficio les reporta a ellos... al menos conmigo, que seguiré tratándoles (a ellos y a su familiar, el paciente), igual que a todos los demás. Por eso nunca digo que soy médico cuando yo estoy al otro lado de la relación, me incomodaría lo mismo o más (otra cosa, claro, es que la mayoría de veces mis padres lo dicen orgullosos pensando que no me importa).

Pero lo cierto es que, ser médico (o personal sanitario de cualquier tipo), es muy raro cuando eres tú el paciente o lo es alguien muy cercano a ti. Inevitablemente, ves cosas que se hacen mal: trato con el paciente, instalaciones, relación médico-personal, pruebas, diagnósticos, tratamientos que tú harías diferente... cosas en las que seguramente, los demás no repararn. En esos casos, es complicado no poner una mala cara, no soltar algún comentario o, si algo está muy mal (desde tu punto de vista) no quejarse. Evidentemente, sobre todo cuando es un hospital distinto al que tú trabajas, también ves muchas cosas buenas y que podrías aplicar a tu entorno, pero ese no es el tema en el que me quiero centrar.

En mi experiencia de estos días, aunque a veces con dificultad, creo que ha sabido mantenerme en ese frágil equilibrio de no decir a qué me dedico (sí, algunos lo sabían por mis padres), pero sí mirar con ojo crítico los informes y los tratamientos. Creo que he sabido estar en mi sitio y colaborar como lo haría cualquiera, aunque es difícil ver a una enfermera/auxiliar y no poderles echar una mano en algo que en tu entorno y con tus compañeras harías. Ha sido, sobre todo, muy difícil, centrarme en el problema del día a día e intentar no pensar en lo que sé, sino en lo que está pasando: inevitablemente, mis conocimientos hacen que pueda ponerme en la peor de las situaciones y estar temiéndome siempre lo peor... no hay que transmitir eso al enfermo ni al resto de la familia, a veces es mejor callar o decir, sencillamente, lo que necesitan saber.

Afortunadamente, aunque todo esto viene motivado por una actitud muy poco profesional por el médico responsable del caso en cuestión, si de algo me ha servido es de darme cuenta de que, las cosas que peor he visto hacer, no las llevo a cabo con mis pacientes. Pero claro, es fácil reconocer lo que uno cree hacer mejor o igual que otros, ¿no?

Lo verdaderamente difícil, es ver algo que yo también hago mal... básicamente porque, en cualquier caso, no lo hago de forma consciente. Imagino, no obstante, que mis pacientes o sus familiares sí han podido sentirse mal conmigo, su médico, en alguna ocasión, y con toda la razón podrían criticarme. Así pues, como última reflexión, si os pasáis por aquí me haríais un gran favor comentando qué cosas creéis que los médicos, o los profesionales sanitarios, podemos mejorar (siempre que esté en nuestra mano el hacerlo); quizás con vuestros comentarios caiga en algo que creo estar haciendo bien y no es así. De verdad que me gustará mucho leer vuestros comentarios.

Y, lo más importante: en el caso en cuestión... ¡¡todo ha ido de maravilla!! Ahora mismo, en mi casa, no se podría ser más feliz.

Adiós, con el corazón...

Después de 3 meses y pico (en concreto, desde el 1 de octubre), el viernes termino ya mi rotación por Cardiología. Y me apena, la verdad, marcharme de un sitio en el que me han tratado tan bien y en el que, creo, he aprendido mucho.

De entrada, la Cardiología es una especialidad que siempre me ha gustado mucho (de esas que hasta te llegas a plantear hacer en un futuro...) y, supongo, mi predisposición hacia la rotación era muy buena. ¿Me ha decepcionado? La verdad es que no, y eso que el Servicio de Cardiología de mi hospital no tiene ni mucho menos una actividad trepidante... ha habido días en los que me he aburrido bastante y, todos los días, me he quedado con "sabor a poco". Por suerte, he contado con una adjunta estupendísima (a todos los niveles) y muy entregada a su trabajo y a la docencia que, de los pocos pacientes que hemos ido teniendo, ha sacado todo el jugo posible.

Además, he aprendido mucho en lo que se refiere a exploraciones complementarias, que es donde he pasado la mayor parte de los días: Holter, MAPAs de tensión, pruebas de esfuerzo y, sobre todo, ecocardiogramas. Ahora solicitar y, sobre todo, interpretar esas pruebas, no me parece para nada complicado. Y, como digo, aunque el número total de pacientes llevados en planta ha sido algo bajo, y la patología vista poco variada, también creo que he aprendido mucho sobre el manejo de los pacientes cardiológicos y, de lo que se trataba: de aplicar todo lo aprendido a mis pacientes de Medicina Interna.  Espero que todo lo aprendido no se me olvide en las rotaciones que me quedan, y que cuando vuelva a "mi hogar" sea más autónoma en la toma de decisiones sobre estos pacientes y pida consejo a los especialistas en menos ocasiones.

Otra cosa que me ha gustado mucho, eso sí, es que todo el equipo es muy entregado y nunca dejan de tener en cuenta la visión global del enfermo. Eso, además de gustarme mucho, me ha permitido llevar la voz cantante en alguna ocasión o, al menos, dar mi opinión de no-cardióloga para temas no propios del corazón.

En fin, les echaré mucho de menos a todos, pero me voy con la sensación de los deberes hechos (bueno, sin olvidar que yo siempre creo que podría haber hecho mucho más...).

La semana que viene empiezo nueva rotación larga, en Neumología, especialidad que no me gusta prácticamente nada, así que espero poner todo de mi parte para cambiar de opinión y que el Servicio no me defraude.

¡¡Hip, hip!!

Hace ya un par de meses, presenté mi primer póster en unas Jornadas sobre casos clínicos de enfermedades infecciosas que organiza cada año la Sociedad Catalana de Medicina de Urgencias y Emergencias.

Se trataba de un caso clínico que vi en Urgencias hace ya casi un añito: un señor que consultaba por hipo y acabó teniendo... bueno, ¡leédlo vosotros mismos!




Os dejo el póster y el abstract que envié. Comentarios, preguntas, etc, ya sabéis, arriba a la derecha (al ladito de la fecha de la entrada)

¡¡Hola 2013!!

Las doce campanadas del 2012 me encontraron en una habitación de hospital, dándole la mano a un hombre que agonizaba, con lágrimas en los ojos y una terrible sensación de impotencia. Con mi otra mano, me acariciaba mi incipiente barrigota y me preguntaba si, en el futuro, le contaré a mi hij@ lo que hicimos en nuestra primra Nochevieja juntos. Cuando oí el fin de las campanadas desde las televisiones de otras habitaciones, pensé en qué triste y a su vez bonito era todo eso, y deseé con todas mis fuerzas que este año sea mejor para toda mi familia... incluyendo la que está por llegar.

Éste es, sin duda un buen resumen de lo que ha sido para mí este año, y lo que espero que sea el próximo: un trabajo que me encanta, pacientes por los que darlo todo, grandes compañeros, un bebé en camino, humanidad, familia, salud... y amor.

Como cada año, ahí va ahora un repaso a los propósitos que me hice el año pasado (¡también un 3 de enero!), de los que pocos he cumplido, aunque creo que sí los más importantes. Pero esta vez no, eso no resumirá todo lo que me ha pasado ni cómo me siento sobre lo que está por venir... ¡aunque habrá que intentarlo!
- repetimos el adelgazar...: lo intenté, de verdad que sí, pero nada. Aunque bueno, ahora que estoy embarazada sí me estoy adelgazando, así que lo cuento como cumplido a pesar de que ahora no sea el momento idóneo para ello :P
- ... y el volver a actualizar el blog, que aunque me he planteado dejarlo, no pienso hacerlo de momento: este año no me he planteado dejarlo (bueno, no tan a menudo), pero cuanto menos escribo menos me cuesta hacerlo. Es un círculo vicioso, así que la única solución que le veo es romperlo... lo intentaré de verdad!!
- ...¡y leer más de 24 libros!: me duele taaaaaaaaanto, no haberlo logrado :( Sólo he leído 18 libros, mi peor histórico! Sí, podría añadirle revistas médicas, artículos, librillos del trabajo...pero ya sabéis a qué me refiero. Sólo me consuela el hecho de que algunos eran muy largos (y mi tiempo es escaso) y que, la mayoría los he disfrutado un montón: al menos ha sido un año de grandes lecturas.
- pasar más tiempo con mi familia y encontrar cosas que hacer juntos: pues creo que ahí ahí con el año pasado... Los he visto todo y más de lo que he podido, aunque siempre es poco.
- no depende de mí, pero que la salud en casa mejore mucho: la salud que importaba, que era la de mi madre, no mejoró. Parece que vemos algo de luz en este 2013, a ver si es verdad... y oye, ¡que al menos nos quedemos como estamos!
- seguir enamorada de mi especialidad y lugar de formación: a pesar de que mi periplo lejos de mi Servicio me tiene en general más desencantada, sigo enamorada de mi trabajo y del lugar donde lo ejerzo. Ninguna queja seria respecto a eso.
- no olvidar nunca por qué hago lo que hago y que lo que importa son los pacientes: ... ya habéis visto cómo he empezado esta entrada, creo que se responde solo :)
- no olvidar tampoco en qué no me quiero convertir: no lo olvido, lo tengo cada vez más claro. Y creo que no lo soy, pero no soy yo quién debe valorarlo.
- ¡unas vacaciones de verdad! : sí!!! Este año me fui de vacaciones románticas a Roma, de viaje con amigos y boda incluída a Cádiz y de estrechamiento de lazos hermaniles a Londres. Tengo buenísimos recuerdos de todos estos viajes :)
- ir al gimnasio, que para algo me apunté... : fui un par de veces, pero aún así en febrero lo acabé dejando xD
- levantarme cada día con una sonrisa: si quitamos las mañanas que me he levantado vomitando los últimos meses, puedo decir que sí.
- ahorrar para mi pequeño proyecto: sí... y no. Ahorrar, no hemos ahorrado. Pero mi pequeño proyecto era quedarme embarazada (o planteárnoslo en serio para el 2013), así que cumplido ^^
- pasar más tiempo con mis amigos: no, para nada :(
- volver a hacer algo que me guste de verdad en mi tiempo libre: pues tampoco, pero porque no tengo casi tiempo libre...
- acostarme cada día pensando que he hecho todo lo que estaba en mi mano por mis pacientes: eso sí, y me sientomuy orgullosa por ello.
... y, sin meditarlo mucho, algunos propósitos a bocajarro para el 2013:
 - que todo lo relacionado con Enigma, mi bebé, salga bien: lo que queda de embarazo, el parto, su salud, sus primeros meses... (no, no está en mi mano, pero es lo que más deseo)
- que con J las cosas sigan igual, porque mejor no pueden estar :)
- mucha salud para mi madre... ¡sin olvidarme del resto de mi familia!
- sí, leer más de 24 libros xD
- no diré, un año más, adelgazar. Pero sí recuperarme después del parto...
- pasar más tiempo con mis amigos
-actualizar el blog de forma regular. Es más, al menos una vez por semana (o ponemos metas definidas, ¡o esto no puede ser!)
- seguir haciendo mi trabajo lo mejor que pueda y sacar tiempo de debajo de las piedras para estudiar y aplicarme más
- recordar a los pacientes, siempre a ellos
- ...y seguir recordando aquello en lo que no me quiero convertir
- encontrar algo de tiempo para mí (aunque sumando un bebé a la ecuación, no sé cómo lo haré)
- aprender algo nuevo cada día
- irme a la cama con una sonrisa y sintiéndome orgullosa de lo que hago
- recordar todo aquello por lo que he luchado siempre, y por lo que seguiré luchando
- ahorrar :(
- estar ahí para mi familia. Siempre, pase lo que pase
- hacer una foto diaria
- seguir siendo feliz pese a todo :)

 PD. Para los que no me tenéis en las redes sociales, lo de mi embarazo os puede haber pillado por sorpresa... tampoco era cuestión de irlo pregonando, pero ya tenía que decirlo por aquí :)

Contacto