¿Quién dijo que la ciencia era aburrida?




Mi generación tiene una gigantesca deuda con Mario, el entrañable personaje de Nintendo que nos enseñó a comprender el alma de los videojuegos. De alguna manera, por ello todas las generaciones deberían rendirle tributo, y a ello se han enfocado un grupo de científicos japoneses, aunque de forma un tanto peculiar.

Se trata de un proyecto de investigadores de la Universidad de Osaka, quienes bajo el nombre de Team Osaka han presentado su trabajo en la International Genetically Engineered Machine (iGEM), una competencia internacional de bioingeniería en su edición 2009.

El proyecto es básicamente lo que ven arriba, un Mario fluorescente creado de una forma muy particular: a partir de bacterias. Estas bacterias fueron creadas combinando su propio ADN con secuencias de ADN determinadas, creando bacterias luminiscentes combinadas de tal forma de crear el resultado que se aprecia arriba.


Fuente: OjoCientífico

3 firmas:

Miguel 28 de diciembre de 2009, 23:10  

que fuerte, al principio habia entendido que habían usado el ADN de los propios científicos XD las bacterias fosforito son las mascotas del futuro :P

Anna 29 de diciembre de 2009, 14:50  

Miguel xDDDDDD
La verdad es que esto es tan freak que... quiero uno!!

Besos!!

Fer 31 de diciembre de 2009, 16:16  

Gran frikada... ¡Me encantó cuando lo vi! : )

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto