Las mutaciones por el tabaco


Estoy plenamente satisfecha con la encuesta que os dejé esta semana, según la cuál el 69% de los que habéis votado, no habéis fumado nunca. ¡Bien, seguid así! Además, hay un 13% de ex-fumadores (espero que sigáis en el buen camino) y un 14% de fumadores... para los cuáles os dejo un interesante artículo.


Las huellas del tabaco y de la luz ultravioleta, en forma de miles de mutaciones, se han encontrado claramente en los primeros genomas completos del cáncer de pulmón y del cáncer de piel, respectivamente, que se acaban de presentar. El número de mutaciones encontradas en el cáncer de pulmón indica que el fumador adquiere una mutación cada 15 cigarrillos fumados, aproximadamente.

Todos los cánceres están causados por mutaciones en el ADN de las células que se vuelven cancerosas, mutaciones que se van adquiriendo a lo largo de la vida. Los estudios, que publica la revista Nature, revelan por primera vez prácticamente todas las mutaciones correspondientes a cada uno de los dos cánceres estudiados, así como los esfuerzos del organismo para reparar las mutaciones y evitar la progresión hacia el cáncer sintomático. Para ello se han utilizado técnicas de secuenciación masivamente paralelas y se han comparado los genomas de tejidos cancerosos con los de tejidos sanos.

En el genoma del cáncer de pulmón estudiado, correspondiente a una célula de la metástasis en la médula ósea de un varón de 55 años, se han hallado más de 22.000 mutaciones, mientras que en el del melanoma maligno, procedente de un varón de 43 años, el número de mutaciones es de más de 33.000. "Estos son los dos cánceres más importantes en el mundo desarrollado cuya causa principal conocemos", explica Mike Stratton, del Proyecto Genoma del Cáncer del Instituto Sanger de Wellcome Trust , institución que ha dirigido ambos estudios. "Para el cáncer de pulmón, es el humo del cigarrillo y para el melanoma maligno es la exposición a la luz del sol. Con las secuencias genómicas obtenidas hemos podido explorar profundamente el pasado de cada tumor, y descubrir con notable claridad las huellas de estos mutágenos ambientales, que se depositaron años antes de que el tumor fuera visible".

"También podemos", añade este científico, "ver los intentos desesperados de nuestro genoma para defenderse del daño causado por los 60 compuestos químicos mutágenos del humo del cigarrillo o por la radiación ultravioleta. Nuestras células luchan desesperadamente para reparar el daño, pero frecuentemente pierden la batalla".

La acumulación de mutaciones no da lugar automáticamente a un cáncer, y todavía falta saber cuáles son las decisivas. "En la muestra del melanoma podemos ver una gran firma de la luz del sol", dice Andy Futreal, del mismo equipo. "Sin embargo, en ambas muestras, como hemos producido catálogos prácticamente completos, podemos ver otros procesos más misteriosos que actúan sobre el ADN. En algún sitio entre las mutaciones que hemos encontrado están las que hacen que las células se conviertan en cancerosas. Hallarlas será nuestro desafío para los próximos años".

"A los casi 10 años de la primera secuencia completa del genoma humano todavía estamos obteniendo beneficio de ella, y nos queda mucho por hacer para comprender los escenarios modificados que significan los genomas del cáncer", señala Peter Campbell, director del estudio del cáncer de pulmón. "El conocimiento que extraigamos en los próximos años tendrá efecto sobre los tratamientos y cuando identifiquemos todos los genes del cáncer podremos desarrollar nuevos medicamentos que tengan como diana los genes mutados y saber qué pacientes se beneficiarán de estos nuevos tratamientos".

"Éste es el primer vistazo del futuro de la medicina del cáncer, no sólo en el laboratorio sino en la aplicación clínica", asegura por su parte Mark Walport, director de Wellcome Trust, la gran institución benéfica británica.

 
Fuente: Medicinews

5 firmas:

BlackZack 21 de diciembre de 2009, 17:42  

Ya no sé cómo explicárselo a mi madre -_-

En fin, al menos yo tengo la lección aprendida. Ni he fumado, ni fumo, ni tengo intención de fumar en un futuro próximo ni lejano.

Anna 21 de diciembre de 2009, 19:01  

A mí también me costó cuando mis padres fumaban, sobre todo porque yo era una renacuaja y a ver con qué conocimiento lo decía xDDD

Besos!!

Leon 23 de diciembre de 2009, 0:50  

Pues mis padres siguen fumando y que se me ocurra decirles algo xD
Mi madre está esperando a que venga no sé qué brujo hipnótico chungo -_- y mi padre, después de una angina de pecho (¡si fuese sólo el cáncer!) y un bypass, sigue fumando.

Lección aprendida también.

Anna 23 de diciembre de 2009, 14:31  

Si es que a veces los padres parecen los pequeños... :$ En el caso de tu madre no sé Leon, pero por lo que cuentas de tu padre, creo que si con lo que le ha pasado no se ha dado cuenta de que tiene que dejarlo, pocas cosas puedes decirle para que cambie de opinión :$

Besos!!

Leon 23 de diciembre de 2009, 14:55  

Pues mi madre... la última vez que le dije que no fumara se pilló un cabreo impresionante (y yo también). Era en un bar donde estaba prohibido fumar. ADV.

A estas alturas no se les puede decir nada para que cambien de opinión, y la pena es que ya es demasiado tarde, se nota, y aún así no lo dejan. Allá ellos...



Besos! :*

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto