Polémica para terminar el año


Me he despertado hoy con dos noticias que, como mínimo, estoy segura de que sembrarán la polémica. Y como yo soy muy de ayudar a crearla, os las dejo aquí para ver qué opináis vosotros.

La primera, seguro que la mayoría la conocéis, es que a partir de mañana 1 de enero, entra en vigor la prohibición de fumar en espacios públicos cerrados, como modificación a la Ley Antitabaco del 2006. Personalmente, creo que cuántos menos lugares en los que fumar, mejor; algunos dirán que soy egoísta porque no soy fumadora, pero se equivocan... no pienso sólo en mí, sino en los demás: tanto en los no-fumadores que quieren seguir siéndolo (y no terminar con los pulmones llenos de humo de otros), sino en los propios fumadores que espero que así, poco a poco, se vayan concienciando de lo nefasto de este hábito. Sí, fumar es malo, fumar mata, a ver si os entra ya en la cabeza!!

Ahora bien, entiendo la indignación de muchos restauradores, hoteleros y demás. No por las posibles pérdidas que dicen tendrán (sinceramente, ¿acaso los fumadores van a quedarse encerrados en su casa para poder fumar?) sino porque hace un par de años tuvieron que hacer una importante inversión para adecuar sus locales a una nueva Ley que les obligó a poner separaciones, modificar algunos metros cuadrados, etc. Y es normal que se indignen, porque el Estado ya tenía en mente entonces hacer después una prohibición global, así que me parece lamentable que obligaran a este gente a desembolsar importantes cantidades que ahora no sirven de nada.



Pero dejemos el conocido del tema del tabaco, para hablaros de otro tema que quizás no conozcáis todavía. Y es que en Finlandia, está prevista una propuesta de Ley para el próximo febrero donde se solicitará que, excepto negativa expresa, todo el mundo sea donante de órganos por obligación a partir de agosto.

Como sabéis, en la mayoría de países la cosa funciona al revés... uno no es donante a menos que lo deje indicado en vida (bien a través de un carnet, bien a través de un testamento o expresión de su voluntad a algún familiar) pero, aún así, esto no es un contrato cerrado: si los familiares, una vez fallecido, no quieren que los órganos sean donados, de nada sirve el deseo del fallecido. Por eso, y para cambiar las penosas cifras de donación que hay en Finlandia (y en muchos países), se pretende crear una situación inversa: cualquier fallecido será donante de órganos, excepto que haya una petición expresa por escrito indicando lo contrario.

Y una vez más, me posiciono a favor. Entiendo que haya gente que por sus creencias, por desconocimiento o por lo que sea no quiera donar sus órganos; no lo comprendo, porque me parece una actitud absurda, pero lo entiendo. Pero más allá de esto, más allá de que dar tus órganos una vez muerto pueda suponer un problema existencial mientras estás vivo... ¿qué problema hay? ¿Para qué quieres los órganos? Es más, ¿es que estas personas no aceptarían un órgano si lo necesitaran? ¿en que sus órganos valen más que los de otras personas?

Ya veremos que sale de todo esto pero, por mi parte, aplaudo las dos iniciativas. Y a propósito de la segunda (porque de la primera ya os pregunté) os dejo la primera encuesta del año.

10 firmas:

Ter0n, galeno de nivel 0: Aprendiz. 31 de diciembre de 2009, 15:55  

¡Hola! Te contesto un detalle en este hilo y dejo pendiente responderte el otro para el año que viene ;-)

El mayor problema de la obligatoriedad de trasplantes suelen ser las estadísticas. Estadísticas para "ser el hospital con más y mejor tasa de trasplantes con éxito" y las estadísticas para salir en los periódicos (políticos mediante) al respecto.

Siendo el límite entre los estados muerte aparente (sigues vivo y, eventualmente, puedes volver a tener consciencia) y muerte relativa (estás muerto del todo, pero sirves para trasplante), ¿no crees que existirían muchas probabilidades de pasar por el desguace a los pacientes con muerte aparente? Ten en cuenta que cuanto más "vivo" esté un órgano más probabilidades de éxito en el trasplante. De hecho, sé de casos de personal auxiliar en este tipo de intervenciones en Andalucía (uno de los mayores centros de trasplantes de nuestro país) donde se pidió el traslado a otro servicio por estar en desacuerdo con lo que veían diariamente.

Y después, que un Estado nunca, nunca debería decidir sobre los demás en algo tan "personal" como qué hacer contigo una vez muertos. A mí el aspecto de hacerlo por ley me parece una pérdida de derechos civiles, pero esta opinión es personal.

Mira, te dejo un "regalito" de reyes adelantado: http://www.youtube.com/watch?v=rFh9VjEQKNI

Yo acepto ambas posturas como válidas, así que no pienso posicionarme :)

Anna 1 de enero de 2010, 12:18  

Hola Teron, ya ves que los dos hemos terminado el año con temas jugosos :P

En cuanto a las Estadísticas, estoy de acuerdo contigo: no deberían ser lo que priorizara este tipo de acciones. Pero de alguna forma debes valorar si la cosa funciona, no? Además, por lo que escuché y leí ayer Finlandia tiene cifras escandalosamente bajas en todo el país, no creo que sea nada propagandístico... Sino, el gobierno no hubiera tomado estas medidas, no?

Ahora, no comparto tu opinión sobre la selección de donantes. Que hay médicos desalmados, por supuesto, pero decir que la mayoría del colectivo pasaría por delante los órganos al individuo, no me parece correcto. Además, una muerte relativa, es una muerta. Cuando era pequeña estuve en coma diversos días y los médicos pensaron en desconectarme y dar mis órganos... mis padres aceptaron, pero durante el último día recuperé la conciencia, y no culpo a ningún lado por actuar como lo hizo. Yo tuve suerte, por supuesto, pero todo indicaba que no saldría adelante, y si podía salvar otras vidas por qué no hacerlo??
No creo que los médicos donaran órganos de alguien con altas posibilidades de sobrevivir, lo dudo muchísimo....

Y sobre el papel del Estado, te doy la razón a medias. Sí es cierto que no debería meterse en estas cosas, porque debería ser una decisión personal, pero piensa que en el fondo no te están obligando, sino que te dan dos alternativas:
- sino dices nada, has de saber que donaremos tus órganos
- no pasa nada, sino quieres simplemente dilo
Visto así, lo único que están haciendo es que te plantees la situación. Mira la encuesta que estoy haciendo, la mayoría no se ha planteado nunca el tema, y es bastante serio como para hacerlo. Así que, sinceramente, sino lo has pensado nunca es que poco te importa, no?
Por supuesto, en mi argumentación va implícito que dar los órganos debería salir de cada uno, es más, de la inmensa mayoría, pero sino es así algo debemos hacer para llegar a más gente.

El regalito lo abro esta tarde y comentamos ;)

Besos!!

req 1 de enero de 2010, 21:12  

En referencia a la propuesta de ley de la donación de órganos decir que me parece perfecto, salvo por algunos matices que creo deberían tenerse en cuenta.
Por un lado i contestando a Ter0n, no nos engañemos el estado decide sobre todo lo que nos incumbe en la vida, incluso sobre esta. Piensa que, para el estado, uno no es dueño de su vida, o al menos no puede decidir cuando finalizarla ya que el suicidio es ilegal. Si el estado se erige con derecho sobre nuestra vida es normal que crea que también puede hacerlo sobre nuestra muerte (o cuerpo muerto). Por otro lado (en teoría) somos los ciudadanos los que decidimos.

Recordar también que nadie está obligando a nadie a donar, sino que todos los ciudadanos, como potenciales receptores de órganos que son, deben ser también potenciales donantes. Dando siempre la opción de recurrirlo.

El problema es ¿que pasa cuando un ciudadano ha negado su condición de donante y algún día necesita un órgano? ¿Se la debería negar ese órgano? ¿La falta de solidaridad ha de ser reciproca? ¿Un ciudadano que no ayuda es igual que uno que ayuda? ¿El ciudadano que se niegue a ser donante no estará de alguna manera relacionado con el delito de negación de auxilio?

Ya es hora de que la sociedad occidental en la que vivimos deje atrás los lastres de la religión que todavía arrastra.

Ter0n, galeno de nivel 0: Aprendiz. 1 de enero de 2010, 21:39  

Un pequeño comentario al posteador de arriba. En España el suicidio NO es ilegal. Quienes tratan de suicidarse y fallan no van a la cárcel (como sí ocurre en otros países). Los suicidas que fallan suelen ir a centros psiquiátricos, porque se les presupone la necesidad de este tipo de atención.

El Estado tiene el DEBER constitucional de fomentar positivamente la vida (y calidad de vida) de sus ciudadanos, pero no el de hacerlo a toda costa, por ejemplo cuando la vida es "dependiente" como en el caso de un feto y la madre quiere abortar (hecho permitido de forma jurídica y que no es anticonstitucional), y no puede impedir la libre disposición de la vida por parte del sujeto. El estado NO te puede obligar a vivir. Por eso el suicidio y la eutanasia no están penados expresamente, pero sí el ayudar al suicidio como facilitar un vaso con cianuro y la eutanasia activa directa, quitar un respirador a un paciente en coma sin testamento vital o permiso de la familia. Te lo dice un especialista en Medicina Legal ;-)

Mi pensamiento al respecto de esta ley va por otros derroteros. El estado no te debería obligar a hacer lo correcto. Debe salir de dentro, porque en caso contrario caeríamos en totalitarismo. Es lo que se desprende, aunque con otros ejemplos, del libro "la naranja mecánica" ;-)

Vaya debate tan bueno que se puede montar con esta entrada, Anna. Siento mucho lo que te pasó, aunque no comparto tu punto de vista al respecto. Qué pena que uno se esté quedando si tiempo para comentarte como te mereces ;-)

Un abrazo.

Ter0n, galeno de nivel 0: Aprendiz. 1 de enero de 2010, 22:22  

Ahm, por si acaso. Req, no hay ninguna acritud hacia ti en mi mensaje. Creo que sólo me apetecía soltar un rollo patatero a alguien. La edad, que no perdona :p

Los interrogantes que propones son bastante interesantes y merecen ser discutidos en profundidad.

¡Un saludo!

Anna 1 de enero de 2010, 23:15  

Uy, cómo me gusta esto xDD (Ahora mismo, en otro lugar interneteril, me están votando como la más polémica :P).

Voy a ir un poco por órden, aunque creo que acabaré mezclando conceptos, de modo que, en general, mi mensaje es para los dos.

Sobre la idea de que el Estado decide sobre nuestra vida/muerte, pienso que en buena parte req tiene razón. Piensa, Teron, que el aborto no está legalizado en todos los supuestos, como tampoco lo está la eutanasia... por lo tanto, si sólo lo permite (o no lo penaliza) en algunos casos, está ejerciendo un mecanismo de control.
Eso sí, Teron tiene razón al hablar del suicidio: aquí no está penalizado req y, de hecho, en todos los intentos que he visto en el hospital, ni siquiera hay un parte a la policía ni nada por el estilo (a menos, claro está, que esté implicada ésta por las características del intento, como tirarse a una vía o poner en peligro la vida de terceros).

De todos modos Teron, que no esté penado no significa que sea lega, son dos conceptos diferentes. Por suerte o desgracia hice un primer año nefasto en Criminología, pero esa diferencia es fundamental. Un hecho puede ser ilegal (y, por lo tanto, merecedor de sanción o aviso según proceda) pero no necesariamente penado (o sea, que no pagas una pena en la cárcel). Vamos, que sí hay matices en los casos de aborto/eutanasia que mencionas ;)

Si hablamos de que todo ciudadano debería dar los órganos "porque sí", porque quiere... creo que los tres estamos de acuerdo. Es una pena, como decía en mi comentario, que el Estado (o quien sea) te "obligue" siquiera a preguntarte si quieres serlo o no, pero es un hecho que hay mucha gente que necesita este empujón; luego decidirá que sí o que no, pero es que si nadie se lo pregunta él pasará su vida sin planteárselo y, con la Ley actual, sus órganos morirían con él sólo por eso. En resúmen que sí Teron, que el Estado no debería obligarte, pero sí req todos deberían ser donantes potenciales.

Sobre las últimas preguntas que plantea req, MUY interesantes, creo que es más difícil posicionarse. Pero si quieres mi opinión, de forma muy concisa te diré que:
- ¿que pasa cuando un ciudadano ha negado su condición de donante y algún día necesita un órgano? ¿Se la debería negar ese órgano? No se le debería negar, o de lo contrario el mismo Estado iría contra los valores que proclama. Además, el ciudadano es pleno en derechos, y esos derechos incluyen un libre y total acceso a los recursos sanitarios (me pongo en el caso de España y la mayoría de la UE, ya sé que en USA funciona diferente por desgracia).
- ¿La falta de solidaridad ha de ser reciproca? ¿Un ciudadano que no ayuda es igual que uno que ayuda?: Pues sí, los dos son iguales. Por ejemplo,es que un condenado a muerte no puede recibir tratamiento por una enfermedad?? Sí, y de hecho así es en USA, lo recibe y su ejecución se alarga. Una cosa no quita la otra... tú puedes ser "mala persona" y no dar tus órganos, pero eso no implica que los demás quieran serlo, ni siquiera contigo.
- ¿El ciudadano que se niegue a ser donante no estará de alguna manera relacionado con el delito de negación de auxilio?: Pues mira, creo que sí, que está negando el auxilio... pero no sé hasta qué punto esto debería ser penalizado. Ya ves los puntos anteriores, no necesariamente veo que deba tener repercusiones su decisión.

Y ya por último (perdonad el tocho :P), Teron no tienes porque disculparte por nada. Dudo mucho que req se haya sentido mal por tu comentario, que está libre de mala educación y malos modos... simplemente, es un tema en el que entran en juego muchos factores y es fácil a veces poder herir susceptibilidades. Pero repito, no creo que haya acritud ninguna (como tampoco en mis comentarios o los de req).

Un beso a las dos y muuuuuuuchas GRACIAS por este debate!!

req 1 de enero de 2010, 23:59  

Pues mi punto de vista sobre los interrogantes lo tengo clarísimo, cierto que la gran mayoría de las veces peco por radical en mis ideas, pero así son. No solo hablo de solidaridad ni mucho menos, también es un sistema egoísta “dispondrás de mis órganos si puedo disponer de los tuyos cuando ya no los necesites”
Uno debe ser consciente y consecuente con sus actos. Tengo clarísimo que no le daría mis órganos a alguien que firmara que no donaría los suyos. Se que es políticamente incorrecto i moralmente cuestionable pero es lo que creo.

Ter0n no hay ningún problema con los comentarios. Además a mi me encanta la polémica y las posiciones opuestas.
Si quieres comentarios con mala educación, pero cargados de mucha ironía mírate mi blog.

Anna 2 de enero de 2010, 0:18  

Pero entonces req, se pierde la buena voluntad en todo el mundo...

Jaime Sancho Torelló 8 de enero de 2010, 22:33  

Tema trasplantes: Estoy vivo gracias a un donante de hígado, a sus familiares y un montón de profesionales que hicieron esto posible.
Gracias a todos.

Anna 8 de enero de 2010, 23:34  

Me uno al gracias Jaime, ojalá hubiera más gente así :)

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto