Los hospitales europeos ya están libres de humo


Los hospitales europeos ya se pueden considerar espacios libres de humo: ésto es lo que se puede deducir de un estudio realizado por el Instituto Catalán de Oncología (ICO), describe los niveles de humo ambiental del tabaco en los hospitales europeos y revela, por primera vez, que la exposición es “baja” y “sin diferencias notables entre ellos”.

El estudio, realizado durante el año 2007 en 30 hospitales de siete países europeos (Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Rumanía y España), midió la concentración de partículas de diámetro igual o inferior a 2,5 micras (llamadas PM2,5) (μg/m3), indicativas de la presencia de humo ambiental del tabaco, en 6 lugares estándar de cada hospital. En total, se obtuvieron 199 mediciones de PM2,5: 30 mediciones en los vestíbulos de las entradas principales, 29 en salas de espera del servicio de urgencias, 22 en unidades de hospitalización de medicina, 27 en cafeterías, 22 en escaleras de incendios, 22 en unidades de hospitalización de cirugía general, y 39 en otros lugares, entre ellos 8 zonas de fumadores (en Bélgica y Grecia).

Los resultados, que aparecen recientemente en la revista European Respiratory Journal, muestran que la mediana de concentración de PM2,5 en todos los países fue de 3,0 μg/m3, con la mitad de las mediciones entre 2,0 y 7,0 μg/m3. 11 de las medidas (5,5%) tenían más de 25,0 μg/m3, que es el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la calidad del aire en exteriores.

La mayoría de los países analizados había instaurado prohibiciones específicas de fumar en los establecimientos sanitarios en el momento del estudio, aunque algunas de estas prohibiciones permiten fumar en ciertos lugares, o incluso todavía en las cafeterías. Pero según explica Esteve Fernández, autor principal del estudio e investigador del ICO, “es importante monitorizar el cumplimiento de las leyes mediante mediciones periódicas de los niveles de humo ambiental del tabaco”. Por eso los expertos sugieren que las normativas nacionales o europeas de control del tabaquismo deberían prohíban fumar sin excepciones en los establecimientos sanitarios.
 
 
Y evidentemente, yo suscribo la recomendación... Parece mentira que en lugares como los hospitales, donde se debería hacer más hincapié en las políticas de prevención del hábito tabáquico, donde más concienciados deberían estar y donde hay tantos enfermos relacionados con el tabaco, se permita todavía que se pueda fumar en los rellanos, escaleras o cafeterías.
 
Dejo para otro día mi opinión sobre si debería prohibir el tabaco en todos los lugares públicos. Pero señores, en los hospitales no!

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto