Empezando semana con mal pie

Sí, estoy de mal humor. Es por eso que he esperado hasta estas horas para actualizar, no quería hacer una entrada en caliente, pero según transcurría la tarde me he calmado un poco y ahora puedo escribir algo con sentido. Los que me conocen saben que soy una persona muy seria, quizás no muy divertida, pero rara vez me han visto de enfadada o de mal humor... así que a ver qué os parece el motivo.

Lamentablemente, a mediados de semana me enteré de que había suspendido el examen de Ginecología y Obstetrícia pero, como estaba de vacaciones-relax, no me quise agobiar y me limité a pedir hora para una revisión; después de eso, no le di más vueltas al tema. Pero no os creáis que hice un examen peor de lo que vaticiné, he suspendido ¡¡por sacar un 6.8!! (el aprobado está en el 7); así que, a pesar de la mala relación que hemos tenido todos con esta asignatura, creí que al ir a la revisión podría subir las decimillas que me faltan o, como mínimo, intentar recuperarlas en el examen práctico.

Y es que sí, dentro de 1 mes y poco hay un examen práctico (que, en realidad, es otra vez teórico y hay que estudiarlo todo), pero teóricamente sólo pueden presentarse a él las personas que hayan aprobado la primera parte, porque digamos que no permite aprobar, sino mejorar la nota (notable, excelente, etc.). Bien, pues hoy era mi revisión, y sinceramente creí que suplicando un poco (nunca lo he hecho, pero a 4 meses de licenciarme no voy a tener reparos en ello) podría intentar hacer la otra parte para ver si entre los dos me subían las 2 décimas que me faltan para aprobar.

¡Qué equivocada estaba! No sólo, ya de entrada, la actitud del profesor ha seguido siendo de niño rabioso acostumbrado a que todo salga como él quiere, sino que se ha cerrado en banda a nuestras peticiones. Bueno, debería decir mis peticiones y preguntas, porque las otras  cuatro chicas apenas han abierto boca. Y lo entiendo, es más beneficioso seguir callada, pero cuando me faltan al respeto y se ríen en mi cara de mis derechos, soy incapaz de callar. ¿Cómo, faltarme al respeto? Si vosotros no pensáis que decir que no puedo ir de tocahuevos por la vida, que con mi actitud no seré nada en la vida, que no podré ser una buena profesional, que mi examen es penoso, etc. no es faltarme al respeto pues vale, estoy equivocada, pero creo que:
- luchar por lo que creo justo no es ser tocahuevos
- ¿que no seré nada en la vida?, ¿una mala profesional?... ¿De verdad este señor puede saberlo por hablar conmigo durante 10 minutos sobre un par de preguntas de su asignatura mal contestadas?
- ¿examen penoso con un 6.8?

No puedo, no puedo con estas actitudes. Y en menuda hora he mencionado la frase "estoy en mi derecho", porque se ha enzarzado en una diatriba conmigo acerca de los derechos/deberes. Porque según él, tengo deberes para con él... "¿Cómo cuál?", le he preguntado; sí, ha sacado el tema de que muchos no fuimos a clase, así que le he contestado que "las clases no son obligatorias"
- Bueno señorita, no son obligatorias pero yo sí he ido cada día.
- Faltaría más - le he replicado- para usted sí es un deber, porque está cobrando por hacerlo.

A partir de ahí podéis comprender que la cosa ha ido degenerando y la sonrisa burlona ha persistido en su rostro mientras yo, incapaz de callarme, he seguido defendiendo que tenemos derecho a una convocatoria extraoficial, que acertar 5 apartados de 6 en una pregunta no merece puntuarse con un 0 ("es mi forma de valorarlo", me ha dicho), etc etc. ¡Estoy tan harta de estas actitudes, y de ver cómo la gente se calla!

Al final, eso sí, he conseguido presentarme al práctico aunque su ultimátum ha sido "claro que puede presentarse, pero ya tomo nota de que a menos que obtenga un 10 pienso suspenderla". ¡Y no soy tonta! Sé que con un test tendría posibilidades, pero con preguntas abiertas este hombre no me va a aprobar. Aún así, no pienso darle la satisfacción de no presentarme y perder mi licenciatura por él: me presentaré a ese examen aunque sepa que no voy a aprobarlo y, si es preciso, pediré que sea corregido por otro profesor y/o jefe de estudios. Y si aún así suspendo, pediré mi convocatoria extraoficial de fin de carrera que para ello está. Y sí, señor, es mi derecho pedir todo esto.

22 firmas:

Anna 15 de febrero de 2010, 23:07  

Os aseguro que me callo muchas cosas porque sería alargarlo demasiado, y pido perdón por el tono de la actualización, pero no os hacéis una idea de cómo me he cabreado...

Tatenen 15 de febrero de 2010, 23:12  

Hijos de puta hay en todas partes. Ánimo, Anna; espero que consigas que te lo corrija otro profesor.

Merka 15 de febrero de 2010, 23:23  

¿Cuando quedamos para partirle las piernas?

Emilienko 15 de febrero de 2010, 23:50  

No me parecen justos los exámenes que hay que aprobarlos con más de un 50% de aciertos. Tampoco me gustaban aquellos en los que en las revisiones te faltaban el respeto.

Mi consejo es que, si crees que la situación es injusta, luches.

Seguramente facilitarás el camino a los que vienen después de ti y podrás estar orgullosa de eso. Estudia mucha Gine y sé una bestia en ese práctico.

Fer 16 de febrero de 2010, 0:08  

Te entiendo perfectamente... He tenido una situación semejante que brevemente comenté aquí -http://dominochronicles.blogspot.com/2010/01/never-give-up.html-. Y tiene chicha la historia, pero bueno, cada uno tiene lo suyo.
Sólo puedo animarte a que luches y a que sigas con esa actitud: es realmente una luz en medio de la oscuridad que supone todo el pasotismo borreguil por el que se dejan llevar los alumnos a merced de cretinos como de los que hablas.

Manu 16 de febrero de 2010, 0:19  

Muchos ánimos, Anna! Y cabréate lo que te tengas que cabrear. Vamos, como para no cabrearse con semejante persona...

Una mamá (contra) corriente 16 de febrero de 2010, 9:10  

Me parece que has estado muy bien. Yo soy de las tuyas, aunque me traiga problemas.

Lo que realmente me parece preocupante no es que te haya pasado esto a ti, que podía considerarse algo puntual, sino que estas cosas suceden en todas las facultades de España.

A mi me dió clase un ex ministro socialista de la etapa de González que me dijo que no me subía la nota "porque hacía la letra muy pequeña y un examen que ocupaba tan pocos folios nunca podría tener un sobresaliente" y me recomendó hacer la letra más grande y emplear más espacios en los folios para que ocupara más. A este señor, después, le hicieron rector y, por lo que sé, sigue trepando en el ámbito universitario.

De vergüenza!!

Técnico Docente UD Plasencia 16 de febrero de 2010, 10:17  

Anna,
Como ya tengo edad de contar batallitas, pues allá va una.
Psicología es una maría. Para todos, menos para los que hemos estudiado en Málaga con el Dr. Ruiz. Perdón, quise decir Prof. Dr. D. Manuel Ruiz. En la tercera convocatoria a los repetidores nos hizo un exámen, en el despacho del hospital, unidad de agudos, más de 2 horas esperando de pie en el pasillo para poder hacer el examen, los pacientes ingresados preguntándonos si éramos internos... Imagina la escenita. 5 preguntas muy difíciles, muchas de ellas de materias que no eran de psicología, de segundo, sino de psiquiatría, de quinto. La última pregunta no la contesté, de puro mal humor.
Solicité revisar el examen (aunque no había nada físico que revisar, había sido un examen oral). El señor catedrático me miró de arriba a abajo (creo que hasta la fecha nunca se había percatado de mi), y comenzó a psicoanalizarme (era su "especialidad"): que si yo tenía conflictos con la figura de mi padre, que si mi actitud era de un niño chico, que para aprobar su (puñetera) asignatura tenía que dedicarme en exclusiva a ella y dejar todas las demás (como si fuera la única del mundo)... Te puedes imaginar mi cabreo.
Al final terminé aprobando "su" asignatura, aunque me costó una crisis dura, a punto estuve de dejarlo todo. Me fui a otra ciudad, a otra universidad, y al año siguiente tenía psiquiatría, con el Dr. Valls, de la escuela del Dr. Castilla del Pino (habrás oido hablar de él, murió el año pasado), y saqué sobresaliente, sin casi despeinarme...
Pasados los años, me veo a mi mismo y sinceramente, a pesar de todos aquellos engreidos profesores universitarios que no tienen mucha idea de pedagogía y a veces mucho menos de humanismo y de relaciones interpersonales, me gusta lo que veo, porque incluso a pesar de ellos he seguido siendo yo mismo.
No sé si ete servirá de mucho la historia, pero al menos quédate con lo último, si te parece: sé tu misma, siempre, y encontrarás tu lugar en el mundo. Ánimo y no decaigas.
Besos

Kusflo 16 de febrero de 2010, 10:19  

Te sigo desde hace poco y creo que es la primera vez que comento un post tuyo. Decirte solamente que lo que te está pasando con este profesor te sucederá muchas veces en la vida y posiblemente a una escala más grande. Es probable que tengas razón, es justo y necesario que luches por defender tu opinión. El día que te calles ante lo que consideras injusto habrás perdido mucho como persona. Sólo te hace falta tiempo, tiempo para entender que la confrontación no es la mejor forma de lograr tú objetivo. Con el tiempo, espero!, aprenderás a ponerte en la situación del otro, analizar sus motivos, buscar la mejor forma de hacer ver tu visión de las cosas y en consecuencia, convencer con argumentos. Ups! era solo una crítica constructiva eh? :-b

laquesigueaqui 16 de febrero de 2010, 12:43  

Yo también me encontré en la carrera con profesores de este tipo, insensibles y q se creen mejores profesores cuanta más gente suspenden o cuantas más p**tadas hacen. Nunca los entendí. Yo como futura profesora que quería ser y como aprendiz de profesora que soy ahora siempre pensé que un profesor era todo lo contrario y q si suspendía tanta gente sería q algo estarías haciendo mal.

En cuanto a q tus compañeros callasen... yo tb callaría, quizás pq ante estas cosas soy muy cobarde y pq pienso q solo haría empeorar las cosas. Tú eres valiente e incapaz de callar. Pero no todos somos así.

Muchos ánimos guapa!

BlackZack 16 de febrero de 2010, 14:42  

Mira, no te voy a repetir lo que ya te han dicho. Si estás segura de que tienes razón, y yo diría que la tienes, lucha y no te dejes tirar del burro. Y si te faltan al respeto, es casi mejor para ti, porque ahí tienes las llaves para bajarlos a ellos del burro pero a patada limpia.

Ulukai 16 de febrero de 2010, 15:01  

Qué decirte que no te hayan dicho ya, a por él, campeona! ;D

Quark 16 de febrero de 2010, 15:56  

No te voy a decir nada que no te hayan dicho, solo quiero felicitarte por tu actitud. Muchos de mis compañeros de clase también son de los que se callan, pero es que así no se llega a ningún sitio. Yo ante esas injusticias no me puedo callar y menos cuando un profesor está privándome de mis derechos.

¡Ánimo!

Anna 16 de febrero de 2010, 16:07  

Muchísimas gracias a todos, la verdad es que agradezco mucho todos vuestros comentarios, de corazón. Os iré informando de cómo va el tema; hoy, para empezar, me pongo a estudiar duro por el práctico ;)

A los nuevos que habéis pasado por aquí:
- KUSFLO, bienvenido! Crítica constructiva y muy acertada, la verdad. Espero leerte por aquí.
- QUARK, bienvenido también! Veo que no soy la única que parece que tenga que hablar por todos. Espero leerte más a ti también!

Un besazo a TODOS y gracias :D

Leon 16 de febrero de 2010, 16:43  

Pero qué hijos de una hiena...

Nada que no te hayan dicho ya, ¡adelante y dales un buen zas en toda la boca!


Ánimo! ({)

carmncitta 16 de febrero de 2010, 18:01  

jo, qué mal rollo :S

Maitasun 16 de febrero de 2010, 21:17  

Es que da una rabia.... a mi me pasó eso con un profe, con la última asignatura que me quedaba. Y el Sr. Catedrático me suspendió por un puñetero trabajo... porque elegí un tema sobre el que él había escrito mucho, y no había usado mucha de su "grandiosa" bibliografía... y simplemente por eso me suspendió....

Así que te entiendo...

Ánimo y seguro que habrá suerte!

Besotes

Serena van der Woodsen 17 de febrero de 2010, 0:55  

Quién no se ha topado con algún profesor cabrón a lo largo de la vida de estudiante? Indignación es la palabra. Ánimo y SUERTE!! Sobre todo no te vengas abajo!

Anna 17 de febrero de 2010, 15:52  

Gracias chicas (y Leon), espero llegar al 10 para cerrarle la boca ;)

Nebulina 23 de febrero de 2010, 21:45  

Con un par. Yo ya no me atrevo...no me atrevo porque sé que no podría sacarme la carrera :S es jodido pero estando en tercero sé que me harían la vida imposible (Y mira quesoy de las que no callan...)
En fin, ánimo
Y un besazo

Anónimo 16 de marzo de 2010, 9:51  

Hola,
Estaba leyendo este post de hace ya tiempo, y jo.. la universidad es una putada, te tratan como quieren y no te puedes quejar.
Eso si, Emilienko, no me creo tu comentario. ¿De verdad no te parece justo? Que sólo sepas la mitad de lo que deberías saber? Te parecería normal que un historiador te dijera: "no se lo que es el paleolítico, es que verás, yo sólo me estudie la mitad de la historia". O un médico: perdona, ¿donde dices que tienes el corazón? es que eso lo suspendí :S
Yo siempre he pensado que al revés, por mucho que nos fastidie, hay cosas que son básicas y que si no las sabes no debes aprobar, aunque sólo sea por el bien de los demás.
Dicho esto, y aún asi.. lo siento Anna :S

Anna 16 de marzo de 2010, 13:30  

Hola anónimo!

Creéme, yo soy una firme defensora de que todo debe saberse, y siempre estudio más de lo que debo. Pero creo que Emilienko y yo no nos referíamos a saber tangencialmente el 50%... puedes fallar mil detalles sin importancia que te hagan suspender, pero eso no es nada importante a la hora de la verdad. No sé si me explico.

Muchas gracias por los ánimos, ya veremos en qué queda todo;)

Un beso!!

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto