¿Qué es...?: El síndrome de Dumping


Hace ya muchos días, Maitasun me pidió que hablara sobre el síndrome de Dumping... bien, pues ha llegado el día. Aprovecho para deciros a todos los que me mandáis dudas, ideas, peticiones y demás que perdonéis el retraso que llevo, pero entre examenes y demás este mes ha sido bastante caótico; lo tengo todo anotado y estoy trabajando en las entradas, así que tranquilos que antes o después lo leeréis. Si alguno tiene prisa, podéis contactar conmigo y lo pondré arriba de la lista (y lo mismo va para todos los que queráis mandarme cosas).

¿Qué es?
El síndrome de Dumping o post-gastrectomía es en realidad una complicación relativamente frecuente de la cirugía gástrica, sobre todo la de tipo bariátrica (cirugía para reducción de peso en obesidad); consiste en una serie de molestias y problemas gastrointestinales secundarias a la cirugía que, normalmente, responden a un vaciado gástrico rápido por la disminución del tamaño estomacal. La aparición de síndrome de Dumping es excepcional sin el antecedente previo de cirugía.

Fisiopatología:
La resección quirúrgica reduce el reservorio gástrico, debilitando la capacidad de acomodación a los alimentos, y paralelamente la vagotomía asociada a estas cirugías (resección del nervio vago) incrementa el tono gástrico disminuyendo nuevamente la capacidad de adaptación. Toda operación sobre la zona pilórica (exéresis, by-pass o destrucción) conlleva un incremento del vaciado gástrico. A pesar de que el mecanismo exacto del síndrome de Dumping se desconoce, la fisiopatología propuesta para este síndrome se expone en la figura.

Incidencia:
La incidencia de síndrome de Dumping depende del tipo de cirugía empleada y de la rapidez con la que aparecen los síntomas. Se estima que un 25%-50% de los pacientes sometidos a cirugía gástrica presentan síntomas de Dumping, pero tan sólo un 1%-5% de los pacientes tienen síntomas discapacitantes. La incidencia de síndrome de Dumping tras vagotomía troncular y drenaje se estima en un 6%-14%, en los pacientes con gastrectomía parcial la incidencia es del 14%-20%27, y en la vagotomía gástrica proximal es menor del 2%, ya que no se efectúan procedimientos de drenaje.

Clínica:
Los síntomas gastrointestinales incluyen la sensación de plenitud, retortijones, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea explosiva. Los síntomas generales incluyen sudación, inquietud, debilidad, cansancio, hipoglucemias, palpitaciones y un intenso deseo de estirarse. Las manifestaciones varían de un sujeto a otro, no obstante es frecuente la presencia simultánea de ambos síntomas, gastrointestinales y vasomotores. La presencia de esta sintomatología conlleva al paciente a disminuir voluntariamente su ingesta, y como consecuencia de ello el paciente se desnutre y pierde peso.

El síndrome de Dumping se ha clasificado en precoz o tardío en función del tiempo transcurrido desde la ingesta al inicio de los síntomas. En los pacientes con síndrome de Dumping precoz (75% de los casos), los síntomas aparecen a los 30 minutos, y suele tratarse de una mezcla de síntomas gastrointestinales y vasomotores. Por el contrario, los pacientes con síndrome de Dumping tardío (25% restante) tienen manifestaciones fundamentalmente de tipo motor a las dos o tres horas de la ingesta.

Diagnóstico:
El diagnóstico de la enfermedad de Dumping es basante sencillo, y se establece en función de la historia clínica, con la constatación clara del antecedente quirúrgico. Aún así, es frencuente la práctica de una endoscopia digestiva alta, sobre todo para descartar otras complicaciones quirúrgicas más graves.

Tratamiento y evolución:
El mejor tratamiento para el síndrome de Dumping es su prevención; esto incluye intentar no tratar directamente con cirugía a algunos pacientes que podrían responder bien a un tratamiento médico y, en el caso de optar por esta vía, escoger el tipo de intervención más adecuada.

Cuando el síndrome ya está establecido, debe tenerse en consideración que la mayoría de pacientes presentan síntomas mínimos que mejoran con el tiempo, por tanto las modificaciones dietéticas son fundamentales: comer pequeñas cantidades de comida frecuentemente, ingerir comidas hidratadas, beber agua 30 minutos antes de la ingesta, rechazar azúcares simples (por ejemplo, dulces), añadir fibra a la dieta, incrementar los carbohidratos complejos, incrementar la dieta proteica, y aumentar discretamente la ingesta grasa para garantizar un aporte calórico adecuado. Si a pesar de estas maniobras persiste la sintomatología clínica, debe iniciarse tratamiento farmacológico (octeotride o acarbosa) o quirúrgico, en los casos más graves o rebeldes.


Fuentes: Mayo Clinic, eMedicine y Dumping.com.

7 firmas:

Maitasun 25 de febrero de 2010, 15:29  

Gracias, gracias, y gracias...... La verdad es que te mandé el email, porque lógicamente... también he sufrido de ello...

No es que me pase con mucha frecuencia, pero de vez en cuando me pasa... y por lo que cuentas, siempre es precoz, es decir al poco de comer (media hora,aprox.) me empieza un hormigueo por los brazos y luego las piernas, sudoración, etc, etc... incluso alguna vez, llegué a perder el conocimiento! Me acojoné... además eso me pasó en un bar después de haber cenado,,, imaginate el panorama.

Claro, cuando fui al médico me dijeron que era de eso... y bueno, por eso me apetecía que hablaras del tema. Mil gracias...

Por cierto, si alguna vez cenamos o comemos juntos por ahí... tranquilos, que no me pasa siempre... además,,, me lo suelo notar... así que en cuanto noto hormigueo y sudores... me voy a por coca-cola, chocolate o algo... y enguida se me pasa....

Aunque tengo que reconocer que la sensación es rara.... es como si el cuerpo se te fuera quedando sin fuerzas, sudas, te mareas, como cuando te da una bajada de tensión o algo asi...

Anna, como siempre, miles de gracias!
Besotes

carmncitta 25 de febrero de 2010, 16:10  

Interesante!!!

BlackZack 25 de febrero de 2010, 16:34  

¡Vaya! Justamente ando dando ahora mismo la fisiopatología del sistema digestivo, que me encanta (todo sea dicho), y hablamos (muy por encima, eso sí) del síndrome de Dumping. Me ha sorprendido verlo aquí.

Como siempre, Anna, tus entradas me alegran la tarde ^O^

Anna 26 de febrero de 2010, 0:47  

MAITASUN, ya imaginé que debías sufrirlo :( Tomas alguna cosa? Porque por lo que cuentas no parece demasiado grave, así que me alegro por ello ;)
Sobre los demayos y eso es normal, se producen bajadas de azúcar, así que haces bien tomando chocolate y demás :D

CARMNCITTA, gracias!

BLACKZACK, no creo que sea para tanto, que no he descubierto nada xDDD Eso sí, cuanto menos curioso que vieras hoy el tema ;)

Besos!!

BlackZack 26 de febrero de 2010, 13:09  

No es que hayas descubierto nada, pero me gusta aprender, por eso me alegran la tarde estas entradas informativas XD

Maitasun 26 de febrero de 2010, 19:36  

ANNA, no, no tomo nada para ello... Además, como ya se que me suelen dar esas bajadas de azucar, y me lo tono... en seguida intento engullir algo que haga que me recupere pronto....
Besos y gracias

Anónimo 21 de febrero de 2011, 5:46  

Post emocionante neste local, reflexôes deste modo demonstram valor ao indivíduo que observar neste blogue :/
Faz muito mais do teu web site, aos teus amigos.

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto