Rarología: Sinestesia

La sinestesia, del griego συν, 'junto', y αισθησία, 'sensación', es la mezcla de varios sentidos diferentes. Un sinestésico puede, por ejemplo, oír colores, ver sonidos y percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto con una textura determinada. No es que lo asocie o tenga la sensación de sentirlo: lo siente realmente.

La primera descripción de este fenómeno la realizó el Doctor G.T.L Sachs en 1812.

Epidemiología
La sinestesia no es un fenómeno frecuente, pero sí mucho más de lo que se suponía; hoy se sabe que afecta, aproximadamente, al 5-10% de la población, con mayor incidencia entre los autistas. Una causa de la diferencia en estas estadísticas es que los sinestésicos no suelen reconocer que la mayoría de la gente no tiene esa capacidad. El tipo de sinestesia en el cual las personas ven colores cuando oyen o leen letras y números es el más frecuente, hasta 1% de personas.

Personajes como Charles Baudelaire, Nikolai Rimsky-Korsakov, Vladimir Nabokov, Marcel Proust, Olivier Messiaen, Axel Lovengreen, Justin Chancellor entre otros, poseían esta facultad y, en particular, el compositor ruso Alexander Scriabin quien se vio fuertemente influido por su habilidad sinestésica en su obra musical.

Algunos tipos de epilepsia provocan también percepciones sinestésicas, así como algunas drogas psicodélicas (LSD, mescalina, hongos, etc.)

Patogenia
Científicos de la Universidad de California, sostienen que la sinestesia se debe a una activación cruzada de áreas adyacentes del cerebro que procesan diferentes informaciones sensoriales. Este cruce podría explicarse por un fallo en la conexión de los nervios entre las distintas áreas cuando el cerebro se desarrolla en el interior del útero.

En 1995, midieron el flujo cerebral de sujetos sinestésicos mediante una tomografía mientras se proporcionaban palabras a las que asociaban colores. Lo curioso es que no sólo se activaron las áreas corticales de procesamiento del lenguaje, sino que, por decirlo de alguna forma, los cerebros de los sinestésicos se iluminaron como árboles de navidad, centelleando distintas áreas cerebrales, como las que sirven para procesar la vista o el color. Como comentó Baron-Cohen, uno de los investigadores, se produce en estos sujetos una conectividad anatómica no habitual entre diferentes módulos sensoriales de la corteza.

Aún así, hay autores que sostienen que es el resultado de una menor inhibición en el período post-natal, pues en dicho período el cerebro comúnmente experimenta numerosas reconexiones.

Las investigaciones también han revelado que la sinestesia es un rasgo hereditario. Sin embargo, la genética por sí sola no basta para explicar cómo sucede.

La sinestesia puede ocurrir incluso cuando uno de los sentidos está dañado. Por ejemplo, una persona que puede ver colores cuando oye palabras puede seguir percibiendo estos colores aunque pierda la visión durante su vida. Este fenómeno recibe también el nombre de "colores marcianos", término que se originó tras un caso de un sinestésico que nació parcialmente daltónico pero decía ver colores 'alienígenas', que era incapaz de ver en el sentido habitual del término y que en realidad percibía debido a su sinestesia.

Clínica
Es difícil describir las capacidades de los sinestésicos porque hay muchas clases (aquí podéis encontrar una lisa de las más comunes), pero es importante remarcar que estas experiencias no son metafóricas o meras asociaciones sino percepciones reales.

Una de las sinestesias más comunes se llama sinestesia de grafemas. Comúnmente implica percibir colores con las letras o números de manera involuntaria. Algunos sinestésicos además pueden llegar a percibir personalidad o géneros para sus letras o números. También son muy comunes los calendarios sinestésicos, es decir, cuando uno percibe conceptos como el año o la semana como si fueran formas con una posición específica, por ejemplo, un óvalo tridimensional. En estos casos, los sinestésicos pueden orientarse con ayuda de estas imágenes mentales.

Los sinestésicos perciben con frecuencia correspondencias entre tonos de color, tonos de sonidos e intensidades de los sabores de forma involuntari (por ejemplo, tocar una superficie más suave le puede hacer sentir un sabor más dulce); otro ejemplo, asociar el color amarillo al número 7, ver colores cuando escuchan música, otros pueden sentir el sabor de las palabras, otras personas pueden percibir la letra A de color rojo, la S de color amarillo y la Z de color negro, etc.

La depresión tiende a aumentar la intensidad del fenomeno.

Algunos sinestésicos son extraordinarios y poseen una profunda sensibilidad musical, pues pueden distinguir e identificar sonidos que, a nivel consciente, no son fácilmente percibidos por otros humanos "normales" lo cual muchas personas suelen relacionar con el 'oído absoluto'. Actualmente se realizan investigaciones con personas en gran parte del mundo y se ha descubierto que también poseen excelente memoria y poder de recordar hechos, aunque las capacidades extraordinarias no son una condición común a todos los sinestésicos.

Un sujeto con esta facultad es capaz de recordar el nombre de una persona o una cifra por el color o el aspecto que tienen, porque las formas, colores, sabores y demás sensaciones sensoriales que asocian a una determinada percepción suelen ser constantes, invariables desde su infancia. Es más, pueden acordarse del color o la forma que tiene el nombre de alguien… pero no recordar la palabra en sí. Por eso les genera tanta extrañeza ver números o letras con otro aspecto, por ejemplo, un 3 o una e azul, cuando para ellos siempre fueron verdes. Debido a esto último, la sinestesia es también terreno abonado para el estudio de las emociones.

Se puede animar a los pequeños sinestésicos a usar su sinestesia como una ayuda para aprender. Pero si en la escuela ven letras o números con colores distintos a los suyos, pudiera ser un estorbo para su desarrollo, así que la sinestesia debería ser tomada en cuenta en las escuelas.

La creatividad es otra característica habitual en estas personas.

Diagnóstico
Existen algunos criterios que distinguen la sinestesia auténtica de la que no lo es.

La sinestesia es involuntaria; esto significa que al prestarle atención al estímulo, digamos la música, no pueden desaparecer los colores. Por otro lado, la sinestesia es algo constante, es decir, los colores y las formas no cambian con el paso del tiempo.

Además, se considera a la sinestesia como algo unidireccional (por ejemplo: alguien puede percibir el 5 de color azul, pero si ve algo azul, no necesariamente le vendrá a la mente el numero 5), aunque ha habido científicos que afirman que puede ser bidireccional en algunos casos.

En los experimentos, cuando los sujetos están delante del ordenador y tienen que escoger el color que tiene un número o una letra, no seleccionan un verde o un naranja cualquiera; al contrario, el naranja, el azul o el rojo tienen un nivel de luminosidad, tinte y saturación determinados y que se repiten invariablemente de prueba a prueba. Además, esos colores son para ellos tan intrínsecos al número o letra como lo pueda ser su forma.

Como curiosidad, si creéis que poseeis algún tipo de sinestesia, quizás os interese realizar uno de estos tests.


Información exraída de Ovejas eléctricas, Wikipedia y Synaesthesia.com.

16 firmas:

Vicente V. 9 de febrero de 2010, 11:25  

esta es una de las "enfermedades" (por llamarlo de alguna manera) más interesantes que conozco. Son de estas que (sin ánimo de ofender ni ser cruel), que me gustaría tener durante unos momentos para ver qué se siente y qué es lo que realmente pasa, ya que por mucho que nos intentemos imaginarla, cómo debe ser realmente "escuchar colores" por ejemplo?? Muy buen post! ^^ besos!!!

Anna 9 de febrero de 2010, 15:01  

Pensamos igual Vicente. Seguro que para algunas personas supone un problema, pero es tan difícil entenderlo para los que no lo sufrimos,que sería interesante ponerse en su piel alguna vez.

Besos!!

Du 9 de febrero de 2010, 16:03  

Los sinestésicos perciben con frecuencia correspondencias entre tonos de color, tonos de sonidos e intensidades de los sabores de forma involuntari (por ejemplo, tocar una superficie más suave le puede hacer sentir un sabor más dulce); otro ejemplo, asociar el color amarillo al número 7, ver colores cuando escuchan música, otros pueden sentir el sabor de las palabras, otras personas pueden percibir la letra A de color rojo, la S de color amarillo y la Z de color negro, etc.<--- Jo, yo quiero ser sinestésica!!! Aunque sea por un rato, como dice Vicente.

Gracias por tu artículo, no conocía esta enfermedad >.< y es realmente interesante lo que has escrito y como lo has explicado. Sigue así Anna! :)

BlackZack 9 de febrero de 2010, 17:45  

Yo una vez hice un test curioso que tenía que ver con esto, pero no realmente con lo que es la sinestesia en sí. No sé exactamente cómo lo describían, pero era más bien una tendencia de asociación. El caso es que tengo una alta consistencia en las correspondencias entre sonido y color, o letras y colores, que lo hago automáticamente. Pero me da a mí que es un rollo más obsesivo que perceptivo, porque aunque me imagino el color rodeando las palabras, es eso: lo imagino activamente. Sólo que tiene que ser ése XDDDDDDDDD

Sea como sea, el mundo debe ser curioso a los sentidos de un sinestésico verdadero.

Maitasun 9 de febrero de 2010, 20:48  

Oye... que curioso... no tenía ni idea de que esto exitía.

Un besote

Yopopolin 9 de febrero de 2010, 21:38  

Que enfermedad tan extraña... habia oido hablar del termino en si, pero no sabia exactamente a que se referia...

buen aporte!

Mar 11 de febrero de 2010, 5:13  

seguuuuuuuuuuro blackzack??? xD a mi me sonaste muy sinestesico ese día xDDD

yo asocio la música a muchísimas cosas, sobre todo a movimientos corporales o situaciones, pero igual es sólo un exceso de imaginación xD

de pequeña les ponía "personalidad" a los números y colores y figuras geométricas a los días d la semana xD

pero una vez más creo q ni es tan constante ni tan pasivo como para ser sinestesia, aunque es bonito pensar así a veces ^^

tengo una amiga q ha visto colores relacionados con sus orgasmos, y cada uno tenia un color y forma distinta, súper curioso... pero no sé dónde catalogar eso xD

nada, que me ha gustado mucho el texto ^^ besitos!

Leon 11 de febrero de 2010, 14:47  

Yo más que una enfermedad lo considero un superpoder... xD

Por lo que pones, entiendo que los sinestésicos no tienen ninguna complicación a la hora de hacer su vida, si ni siquiera saben que lo son. En aquel capítulo de House, la chica estaba preocupada, pero vamos... porque la sinestesia le había venido de golpe, si hubiera sido así toda la vida, no creo que hubiera tenido ningún problema.

Una preguntilla... ¿hay alguna constante entre los sinestésicos? Es decir, ¿ven todos el color azul al escuchar la 9ª de Beethoven, o al tocar una mesa les sabe a todos a cereza? Porque en ese caso, yo diría que la enfermedad es la nuestra. xD

Anna 12 de febrero de 2010, 3:18  

DU: Muchas gracias! La verdad es que el tema da para mucho, sobre todo porque a los que no tenemos sinestésico nos parece algo alucinante xD

BLACKZACK; Yo también soy bastante obsesiva y imagino cosas así... Pero tú mismo lo dices, es algo activo y consiente. Además, de pequeño lo percibías también así?

MAITASUN: Pues ale, ya lo sabes :P

YOPOPOLIN: Muchísimas gracias, todo un honor que pases a comentar por aquí ;)

MAR: El tema de la música es como dice BlackZack también; creo que derrochamos imaginación, que ya es mucho xDD
Ahora, lo de los orgasmos me parece super curioso... a ver si tiras a tu amiga de la lengua y nos cuentas más :P

LEON: Sí, parece un superpoder xDDD
Lo de las dificultades iba sobre todo por los niños, y para algunos tipos de sinestesia... Puede ser difícil, por ejemplo, enseñar los colores sino se perciben correctamente, o que hay cosas que no puede comer aunque tengan sabor, etc.
Sobre la paregunta, hay tendencias: o sea, no todos ven el color azul al escuchar la 9º sinfonía, pero puede que sí la mayoría. Hay diferencias, pero una siempre domina sobre las demás.

Besos a todos!!

Leon 12 de febrero de 2010, 18:42  

Hmm... creo que sigo sin verlo. Es decir, ¿qué tipo de dificultades? Yo creo que a la hora de enseñar todo eso debería ser más fácil para los niños sinestésicos, ¿no?
Es decir, nosotros aprendemos que el sabor dulce está relacionado con el azúcar, y que el barro no se come porque sabe mal. Un niño sinestésico, además de todo esto, podría identificar el sabor dulce con el color naranja, y el sabor del barro con el color negro. Siempre y cuando sean percepciones extra y no sustitutivas, lo veo una mejora.

Es curioso lo de las tendencias... diferencias hay en todo, también hay gente daltónica que no ve los colores como los demás, pero eso refuerza mi teoría de que somos nosotros los enfermos, los ciegos a la música, los sordos a los olores, los insensibles a lo que nos rodea... aunque con lo del tacto sí puede ser un poco putada, supongo xDDD

Entre una limitación de los sentidos y una percepción mayor, me quedo con lo segundo.

Anna 13 de febrero de 2010, 20:35  

Está claro que es preferible esto Leon, y no te creas que yo no me pregunto sino seré yo la enferma ;) De hecho, me da apuro llamar enfermo a una persona sinestésica, porque me parece que tiene una cualidad o percepción más, pero no lesiva para él.

Sobre las dificultades... Imagínate explicarle a un niño que no puede comer barro si él sabe que tiene gusto a chocolate. O que las sumas se hacen entre números, no entre colores. No sé, más que nada creo que debe ser difícil hacerles entender que no todo el mundo lo percibe como ellos.

Besos!!

Leon 13 de febrero de 2010, 23:31  

Hmmm... ¿eso sería sinestesia? Porque, por ejemplo, yo no como barro porque sabe a barro. Si a otra persona le sabe a chocolate, sí tiene un problema xDDD

Lo mismo con las sumas. En los dos ejemplos, se utiliza el mismo sentido (gusto-gusto, vista-vista).
Si eso es otra forma de sinestesia, eso sí puede ser más chungo... pero vamos, había entendido que se trataba únicamente de "intercambiar" sentidos, no de trastocar la percepción dentro del mismo, ni de sustituirlos (la suma entre colores Y números).

En cualquier caso, dicen que las ratas saben a pollo... como las chocolatinas en Lost (el)
Y dices que la sinestesia es, en muchos casos, unidireccional. Es decir, a mí puede gustarme el color gris, pero si veo algo de color gris Y con forma de tiburón, huyo xDDD Así que si el niño viera algo que le sabe a chocolate Y parece barro...

Lo de hacerles entender que no todo el mundo es igual sí lo veo más complicado... otra preguntilla, que el tema me interesa bastante xD
Supongamos que a un niño llamado Pequeño Maik, sinestésico, le están intentando explicar esto mismo. Pequeño Maik se siente desconcertado, pero acaba entendiendo que el resto de la gente sólo percibe una parte de lo que ve él, y por ello continúa su aprendizaje malgastando gran parte de su "don", centrándose únicamente en lo que le enseñan sus tutores. ¿Podría llegar a perder su capacidad por no utilizarla? Dices que la depresión tiende a potenciar este efecto, así que supongo que tiene un gran componente psicológico... ¿el efecto va en ambas direcciones?


Gracias! Que soy un pesao xDDD :**

Anna 14 de febrero de 2010, 14:39  

Por lo que yo sé no desaparece León... Pequeño Maik aprenderá a no tenerlo en cuenta en su relación con las demás, pero no perderá la percepción ;)

De nada xDD

guille 7 de marzo de 2010, 16:34  

vereis yo tengo 17 años y tengo sinestesia personalidad-color y cuando trato de fijarme en gestos o en el tono de voz , por ejemplo ,dejo de percibir el color en cuestíon , y también he de decir que noto dos formas distintas de color , el de la persona , que lo veo mas grande (por asi decirlo) y otro modo es en forma de rayas superponiendose al anterior ante gestos individuales ( hay una variable , el blanco , que en mi ''codigo'' singifica algo bueno o beneficioso o algo por el estilo lo veo en forma de punto , no de raya ); el otro asunto es que cuando me pongo nervioso tampoco veo los colores de la gente , esto se contrapone a lo dicho arriba por eso crei que debia mencionarlo

guille 7 de marzo de 2010, 16:42  

he de decir también en continuacion al comentario anterior que tambien tengo mucha imaginacion , se me da bien recordar caras , aunque no puedo describirlas, nunca he podido recordar una cara tal cual , pero si veo a alguien que ya he visto una vez es muy probable que recuerde su nombre al instante , y tambien tengo una memoria notablemente buena , aunque mis notas en segundo( mis curso actual ) no lo demuestren , es eso normal en alguien como yo ?

Anna 8 de marzo de 2010, 15:00  

Gracias por compartir tu historia Guille :)

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto