MIR, día 2 y 3


... aunque en realidad podríamos decir que el dato no es cierto, ya que si contamos los días de estudio en casa y demás, llevo bastante más de dos días dedicándome al MIR. Pero bueno, vayamos por partes...

El viernes tuvimos clase de Ginecología de 18 a 21.30, aunque terminamos saliendo más tarde. ¡Eso sí, el tiempo se me pasó volando! Tanto, que por pura casualidad miré el reloj y vi que era tarde, así que salí corriendo porque mi novio y mi hermana me esperaban. ¿Cómo que se me pasó rápido el tiempo, diréis? ¿Casi 4 horas de clase intensiva, repasando una asignatura que todavía no he dado y intentando responder bien a las preguntas? Pues sí, ya os dije la semana pasada que lo había pasado de fábula en clase, y esta vez me pasó igual. Esta vez una profesora, pero tan encantadora y buena como el anterior... Parece de locos, lo sé, pero disfruté muchísimo en clase.

Aún así, ¡el sábado ya fue otro cantar! Tener que despertarse a las 6.30 un sábado para ir a clase no es normal, y menos cuando sabes que saldrás a las 22h y sólo tendrás un parón de 1h para comer. Y mira que me desperté ilusionada, recordando la clase anterior, y con ganas de adentrarme en el apasionante mundo de la Obstetrícia, pero fue llegar a clase a las 9 en punto, empezar a hablar de partos y hemorragias, y entrarme el sueño. Afortunadamente no duró demasiado, porque en seguida me "activé" gracias a la fantástica profesora del día anterior y a que la materia, aunque difícil, era muy interesante. Un mini parón para desayunar que aproveché para salir a airearme, y el parón del mediodía para comer.

Y a las 16h en punto, ¡primer simulacro! Por más que vino antes nuestra tutora para decirnos que el primero no cuenta, que lo hiciéramos con calma, que pararamos las veces que hiciese falta y que bla bla bla, y que todo eso ya me lo había dicho yo a mí misma, está claro que no me hago demasiado caso. Porque empecé a leer la pregunta 1 y no paré ni un momento hasta llegar a la 260. ¡Y madre mía qué preguntitas! Que algunas tienen un enunciado de 20 líneas... La parte buena, eso sí, fue que al no haber estudiado el mecanismo de respuesta era bastante sencillo: la sé, la contesto sin pensar; no la sé, no me preocupo en recordar porque no lo recordaré y contesto la que más me suene. Y así hasta el final!

Me asusté bastante al ver que de muchas asignaturas no tenía ni idea, que de otras recordaba menos de lo que debería, y que de bastantes dudaba más de lo necesario. Pero también es cierto que de otras vi que tenía las cosas claras, y que sólo me hacía falta un recordatorio. Al fin y al cabo este es sólo el primero de mucho... tengo hasta febrero de 2011 para preparme. Esta tarde subiré mis respuestas a la web de la Academia para que genere mis estadísticas, los puntos que debo repasar, y la nota. ¡Ya os contaré lo mal que me ha ido!

Eso sí, evidentemente el sábado al llegar a casa ni se me pasó por la cabeza repasar las respuestas o estudiar. Y ayer, aunque lo pensé, no tuve ningún remordimiento en dejar descansar a mi cabezita.

2 firmas:

Anónimo 19 de octubre de 2009, 15:35  

Debes descansar! Para poder estudiar y rendir hay que hacer descansitos y despejar la cabeza (aunque sea los domongos :P) Eso sí, leyéndote da hasta envidia lo de estudiar medicina, jeje, aunque yo sé que no sería capaz!
El exámen que hiciste era un exámen del MIR, o qué?
Besetes
Du ^^

Anna 19 de octubre de 2009, 19:35  

Sí, era un examen MIR real, pero como comprenderás todavía estoy muyyyy lejos de la fase de empolle total (de momento, sólo contacto), así que lo he corregido esta tarde y sólo tenía bien 172. Pero claro, como las negativas restan... :$

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto