MIR, días 26 y 27

¡Menudo fin de semana he tenido en la Academia! Esta semana, ni más ni menos que Cardiología y Hematología.

El viernes empezamos con el día más light, "sólo" 5h de Cardiología. Sinceramente, me encanta Cardio, y si mi expediente fuera mejor y yo una lumbreras, estaría entre mis opciones para el MIR. Si le sumamos una excelente profesora, una clase súper clara y comprensible... me lo pasé genial.

Aún así, el sábado ya me costó más levantarme a las 7 para ir a clase. Por la mañana, me tocaba terminar con todo el temario de Cardio, que es la asignatura más importante para el MIR y hay que darla bien; no nos dio tiempo a terminar todo el temario pero bueno, para eso está la segunda vuelta (que, por cierto, está ya espeluznantemente cerca). Al mediodía, un poco de tutoría de los últimos simulacros que, aunque estuvo muy bien, me pilló ya en horas bajas pensando en la comida.

Y sí, me fui corriendo a comer porque a las cuatro, y hasta las 21.30h, teníamos un intensivo de Hematología, asignatura que teníamos que recuperar... Hemato también me gusta, pero entre lo cansada que estaba ya, que tenía una cena por la noche y que la profesora llevaba una Power Balance, resistí hasta las 19.30h. Eso sí, ninguna queja del rato que estuve, que a pesar de la pulserita la profesora se esforzó mucho en hacérnoslo fácil y resumirnos lo principal para el MIR, sin andarse por las ramas.

Pero claro, como había tenido poco con dos días, el domingo me quedé en casa haciendo el 9º simulacro (y corrigiéndolo) y, además, bien atenta porque se correspondía al MIR de este año 2010: o sea, el más parecido al que padeceré. La verdad es que pareció algo más complicadillo que otros años, pero a la hora de ver los resultados tampoco se me dio tan mal (sí, peor que los dos últimos, pero no tan mal como creía).

Así que nada, ahora sólo me quedan dos días este finde y habré terminado la primera vuelta... ¡Qué miedo!

2 firmas:

Sophie 12 de mayo de 2010, 14:22  

Mucho ánimo, Anna :) Cuando yo iba los sábados a clase me tenía que armar de valor, soy culo de mal asiento y dar diez-doce horas de clase eran la muerte en bolsitas para mí, todavía me pregunto cómo aguanté.

Hematología me la dio un profe algo horrible, en la segunda vuelta ni fui a clase porque la daba el mismo. Le cogí tirria, lo hacía todo muy enrevesado, apenas se parecía a lo que había dado en la carrera y me liaba. Fue a finales de la segunda vuelta cuando cogí el toro por los cuernos, me senté solita frente al manual, cogí el Farreras y a pico y pala conseguí dominarla, cogerle cariño...e incluso tenerla como segunda opción al irme a Madrid y terminar como residente de Hematología, jeje, el próximo 19 seré una hematoblasta :D

Recuerda que es una carrera de fondo y que quien resiste, gana, mucho ánimo y mucha suerte.

Anna 13 de mayo de 2010, 12:17  

Pues sí que le cogiste cariño SOPHIE!! A mí es que Hemato me gusta bastante desde siempre, quizás también por eso fui predispuesta a que me gustara la clase... Ya me contarás qué tal te va :)

Gracias por los ánimos, tú que acabas de pasar por lo mismo, sabes que de vez en cuando se necesitan.

Besos!!

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto