MIR, días 219-221: las impugnaciones

Aproximadamente una semana después del examen, cuando las preguntas de ese día empiezan a perder detalles en tu cabeza, se abre el periodo de impugnaciones... un proceso farragoso, algo aleatorio y que, al final, acaba modificando el resultado de tu examen. Hoy han salido estos resultados, pero antes de deciros cómo me han afectado, prefiero contaros un poco cómo funciona el proceso.

Como ya os conté, el mismo día del examen MIR, por la noche, las Academias y algunas otras webs corrigen los examenes y generan una estimación del puesto conseguido... pero claro, eso lo hacen en base a su corrección, que puede coincidir o no con la que hace el Ministerio (aunque, generalmente, sólo se diferencian en 1-2 preguntas). Pasados unos días (más o menos 10 días), el Ministerio de Sanidad cuelga en su web las respuestas correctas y, si es preciso, alguna pregunta anulada de entrada porque ha sido mal formulada. A partir de ese momento, y durante 3 días, se abren las impugnaciones.

Impugnar consiste en quejarse. Quejarse de las preguntas que uno tiene mal, o considera mal corregidas: bien porque hay más de una opción correcta, bien porque el enunciado puede llevar a error, bien porque la respuesta dada por válida no lo es... Hay muchos motivos por los que una pregunta podría ser anulada finalmente, aunque la realidad es que el Ministerio parece anular aquellas de las que más gente se queja. Por eso, los opositores, tendemos a impugnar todas las preguntas que tenemos mal (excepto aquellas que, claramente, han sido un despiste/error nuestro). ¿Y qué puede cambiar eso? Pues, si finalmente se anula y la tenías mal, deja de restarte puntos y, como se cambia por una de las preguntas de reserva, si ésa la tienes bien, además se suma un punto más. Es un baile de números, ni más ni menos.

¿Pero, se puede impugnar cualquier cosa? Bueno, como ya os digo, la tendencia es agarrarse a lo que sea para intentar subir puntos, pero evidentemente el Ministerio pide una serie de requisitos... que se resumen en aportar bibliografía que respalde nuestra queja. ¡Y esa es la parte estresante de todo esto! Porque en 2-3 días, debes hacer memoria, buscar entre montones de libros, webs, diccionarios,etc... fotocopiarlo todo, y adjuntarlo al documento oficial de impugnaciones, incluyendo una breve explicación del por qué de nuestra queja y qué respuesta consideramos correcta. Una vez reunido todo, para cada pregunta, debe entregarse en una de las sedes que el Ministerio tiene en varias ciudades, o bien, enviarlo directamente por correo certificado.

Afortunadamente, en este proceso no se está del todo solo... Como las impugnciones parecen ir "al peso", la gente tiende a unirse en foros post-MIR para juntar entre todos la misma bibliografía; además, en mi caso, mi Academia establece unas preguntas que considera "oficialmente" impugnables (vamos, las que como profesores respaldan como incorrectas) y ofrece ayuda para todo, lo cuál os aseguro que a esas alturas es muy de agradecer.

Y al final... ¿qué? Pues después de muchos días, en que se reúne una Comisión y, supuestamente, valoran todo el material aportado por la gente, unos 15 días después (en esta convocatoria, hoy mismo), sale la plantilla definitiva del Ministerio, con todas las preguntas anuladas o la nueva opción dada por válida.

En mi caso, afortunadamente, el proceso me ha favorecido mucho. Según las webs de estimación (todavía nada definitivo), los cambios me benefician en 500 puestos menos, lo cual es muchísimo... así que estoy contentísima. Pero no puedo evitar sentir un resquemor hacia todo esto, un mal sabor de boca por lo mal que se hacen las cosas. Y es que, si hay preguntas que claramente son erróneas, ¿por qué se dan como válidas en un principio?, ¿acaso los académicos que ponen las preguntas no conocen del todo la realidad médica que representan?. ¿Por que yo, que sólo llevo 8 años de formación a mis espaldas, veo un error que ellos no ven? Y, además de todo esto... ¿por qué hay preguntas que están mal y, a día de hoy, no se han anulado y se han dado como buenas?, ¿por qué se cumple aquello de anular las que más gente impugna?

Sin duda, aunque contenta con el resultado, una vez más me asombro ante la ineficacia y falta de transparencia de este examen.

7 firmas:

Drew 23 de febrero de 2011, 22:35  

Me alegro mucho por ti, pero es cierto que es indignante. Con lo fácil que es hacer bien (o al menos un poco mejor) las cosas...

Anna 23 de febrero de 2011, 23:47  

Eso me da muchísima rabia DREW, pero no creo que cambie a estas alturas...

Un beso!!

Mafalda 24 de febrero de 2011, 0:03  

Que bueno!
pues me alegro, a ver como termina todo.
Me tienes en ascuas!

Emilienko 24 de febrero de 2011, 16:58  

Me alegro por tí. Mucho.

(yo después de las impugnaciones bajé más de 200 puestos)

MDoc 24 de febrero de 2011, 20:58  

Gracias por la explicación Anna porque siempre he tenido la duda de en qué consistía todo este proceso. Me alegro un montón y espero que hayas conseguido bajar esos 500 puestos ;)
Eso sí, ¿no pueden hacer las cosas bien desde un principio?

blue 25 de febrero de 2011, 1:43  

Es bueno saber como va "el rollo" de las oposiciones ;)

¿Hasta abril no sabes NADA de tu futuro o que? Que nervios por Dios!!!

Que vas a hacer hasta entonces para no tirarte por un puente de la incertidumbre???? jajajaj

Anna 25 de febrero de 2011, 9:59  

MAFALDA, ahora mismo escribo una entrada con los resultados ;)

Buff EMILIENKO, debe desmotivar bastante que pase eso. Menos mal que en tu caso sé que la cosa acabó bien :)

Yo no lo entiendo MDOC, con la de gente que tiene que hacer y revisar el examen, cómo puede haber tantos fallos... ¬¬

Tranquila BLUE, como ya he dicho más arriba, en unos minutitos traigo los resultados :)

Besos a todos!!

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto