El Día M, y lo que vino después

Y así, casi sin darme cuenta, después de una tarde de paseo y relax, llegó el día 218: el examen MIR.

Primero, antes de comentar nada del examen, quería pediros disculpas por no pasarme antes por aquí: os prometo que me he acordado mucho de vosotros, me he sentido mal por esta falta de noticias por mi parte, pero el domingo me conecté un ratito y había una auténtica locura desatada en Internet respecto al examen, así que necesitaba alejarme de todo eso unos días... Lo segundo que quiero decir antes de nada es gracias, GRACIAS con mayúsculas porque me habéis hecho sentir muy arropada, y eso ha sido muy importante para mí. 

... y ahora sí, veamos cómo se presentó el día.

El sábado por la mañana fue un día muy raro... Tras acostarme tarde y preocupada por si no podría dormir, me sorprendí durmiendo del tirón hasta casi las 11 de la mañana, mientras que a mi lado era Req el que no había pegado ojo durante toda la noche. Al abrir los ojos, sólo pude decir "0", al ver que la cuenta atrás había llegado al final... y que yo estaba sorprendentemente tranquila. No desayuné; me limité a comprobar el aula del examen y que lo tuviera todo, arreglarme, y salir muy pronto hacia el lugar del examen: 3 horas antes, ya estaba allí.

Al llegar al Campus lo primero que hice fue comprobar dónde se haría el examen, cómo era mi aula, y dónde podría esperarme mi familia para cuando saliera. Tuve la fortuna de encontrarme con mi tutora, que me deseó suerte, y con un par de caras conocidas... casi tan compungidas como la mía. Porque no, no estaba nerviosa (todavía), pero se me hacía terriblemente raro estar ante el que posiblemente era el día más importante de mi vida y sentirme tan ajena a lo que estaba pasando. Por suerte, a los pocos minutos llegaron mis padres y mi hermana, y nos reunimos para comer algo delante del aulario.

El restaurante era una auténtica locura, lleno de gente que hacía lo mismo que nosotros: padres, hermanos y novios nerviosos, opositores repasando lo inabarcable en un repaso, otros como yo sencillamente disfrutando de la comida, otros mirando de refilón la tele que había para calmar los nervios... Hasta que se acercó la hora, las 15h, y la gente empezó a desfilar hacias las aulas. A las 15.15h estaba de pie ante la puerta y fue allí, una media hora antes del examen, cuando pasé los peores minutos de estos meses. Tener que despedirme de mi familia, con lágrimas en los ojos, me hizo muy difícil contener mis propias lágrimas y nervios, y al entrar, mientras esperaba en el pasillo con otras 60 personas a que me llamaran, se me hicieron los minutos más largos y duros de mi vida. ¡Qué nervios pasé en ese momento! Es difícil explicar todo lo que me vino a la cabeza en ese rato: indicaciones de cesárea, plazas en pueblecitos abandonados, mi familia llorando, tratamiento antiretroviral, pensar que era un examen el que me jugaba mi vida, lo mucho que me había costado llegar hasta allí... Demasiadas sensaciones para vivirlas sola.

Por suerte, una vez entré en el aula me calmé; no del todo, porque la repartición de los examenes se alargó exageradamente, y todos en clase estábamos nerviosos, pero esos minutos los ocupé cerrando los ojos y respirando hondo, y creo que funcionó. Hasta que llegó el examen...

... el examen. Qué puedo decir que no corra ya por cientos de páginas de Internet. Como dicen mis compañeros, el examen "fue raro de cojones", y a mí me parece una buena forma de resumir esas 5 horas.
La primera parte del examen, las 30 preguntas ligadas a imágenes, fueron HORRIBLES, muy mal: imágenes rarísimas, pocos datos clínicos, temas poco preguntados habitualmente... obviamente yo, que pese a todo había entrado con mucha seguridad en mí misma, bajé muchos puntos en cuánto a autoestima y subí enteros en pesimismo, pero decidí que no había nada que perder, así que continué adelante. Aunque el siguiente bloque, de Digestivo, tampoco me fue muy bien, a medida que avanzaba el examen la cosa empezaba a dárseme mejor, y fui recuperando el control.

Al principio, perdí mucho tiempo por pregunta decidiendo si marcar o no la opción que consideraba correcta; cada vez que lo iba a hacer oía una voz en mi cabeza que decía "que esto no es un simulacro, que es el MIR, ¡asegúrate! ". Me daba pánico dar una opción y pasar a otra pregunta... Pero el sentido común me volvió rápido, y entendí que así no iba a hacer nada: tenía que hacerlo como lo había hecho siempre. De modo que empecé a contestar antes de leer las opciones, buscando luego la opción que encajaba con mi respuesta, o bien leyéndolas bien pero sin miedo, marcando una y justificando rápidamente porque no podían ser las otras. Algunas preguntas fueron fáciles, esas en las que pensabas que algo estaba mal porque no podía ser tan fácil; otras fueron muy difíciles, tanto que antes de leer todas las opciones ya decidí dejarla en blanco... Pero en general, y pese a todo, creo que aunque raro, fue un examen compensado.

No fue, en absoluto, un examen fácil; si le sumamos que ha sido el examen más largo de la historia del MIR, que se han repetido pocos conceptos de otros años, que ha habido muchas preguntas totalmente subjetivas, que el bloque de Miscelánea ha sido lo peor... si le sumamos todo eso, nadie podría entender por qué salí de clase sonriendo y contenta. Pero salir tras casi 5h, ver a tus padres, a tu hermana, a tu novio y a tus mejores amigos en la puerta, mucho más nerviosos que tú, hacen que olvides el mal rato y te concentres en poner la mejor de tus sonrisas y darles un fuerte abrazo. De todos modos, no era una sonrisa fingida: pese a todo, salí convencida de que las preguntas que me habían ido bien eran más que las que me habían ido mal así que, como les dije "creo que me ha ido como un simulacro de los flojos".

Rápidamente salí de allí, donde la gente empezaba a salir y reunirse también con sus familias, y nos metimos en un bar para hablar del examen. No les dije mucho más que ahora, porque verdaderamente creo que cuando sales de allí nadie sabe cómo le ha ido, hay sensaciones encontradas: no paras de pensar en las preguntas que has dejado en blanco, en ese concepto que en el último momento no te vino a la memoria, en ese tema que creías dominar y no lo hacías... pero también en esa pregunta que es un punto seguro, y en esa otra pregunta rara pero que, sin saber cómo, sabes que tienes bien. Contenta, estaba muy contenta por haber terminado, y eso era lo que me bastaba.

Tras una noche de dispersión, llegaron las horas de sueño... y esa noche sí que no coseguí dormir. Estaba tan nerviosa pensando en el examen, que en ningún momento dudé en despertarme a las 8 y mirar mi resultado antes de que Req marchara a trabajar. Así que eso es lo que hice, y tras muchos nervios introducí mi plantilla en el programa de la Academia, que me dio un puesto estimado, mis netas y la media del examen (a priori, que hasta que el Ministerio no saque su plantilla todo esto puede variar). ¡¡El subidón que me dio comprobar que no me equivoqué en mis sensaciones fue genial!! No he hecho un examen excelente, pero sí mucho mejor que la mayoría de mis simulacros; no tengo un número muy alto, pero sí lo suficiente como para escoger lo que quiero (si se cumplen las previsiones de otros años); no un número que me permite estar del todo tranquila, pero sí lo suficiente como para saber que si no entro en mi primera opción, en la segunda voy a poder escoger entre lo mejor... Con gente que todavía no ha introducido su examen, con preguntas que se impugnarán y serán anuladas, con respuestas del Ministerio que diferirán de las de la Academia, con todo eso, estoy muy contenta. Mi número es bueno, y es mejor que el que me marqué como objetivo. Al fin y al cabo, ¿un 3000 y pico suena bien, verdad?

No ha habido mucho que hacer después de esto... El domingo estuve relajada, entrando un momento en el foro de la Academia para ver qué se respirtaba por allí; el lunes tocaron compras y limpieza, y ayer alargar un poco más la desconexión para no volver a ponerme nerviosa y pensar lo que no podré hacer con mi número. Todavía no me hago a la idea de que no tengo nada que estudiar, y como he estado ocupada haciendo otras cosas pendientes, todavía no he empezado del todo "mis vacaciones", pero os aseguro que sentarse después de comer sin pensar en lo que queda por estudiar, ponerme a dormir hasta la hora que quiero, y pensar que pese a todo, parece que la cosa ha ido bien, es increíble.

Ahora sólo queda esperar a todo lo que falta por venir: plantilla oficial, impugnaciones, lista definitiva, asignación de plazas... Os lo iré contando, os lo prometo, pero creo que podéis respirar (más o menos) tranquilos.

¡¡Muchas gracias a todos!!

23 firmas:

Seishi 2 de febrero de 2011, 14:00  

¡Genial! ¡Te lo has quitado de encima! y además con un resultado decente.

Muchas felicidades Anna, yo y todos los compañeros de estos lares que te leemos, estábamos deseando saber cómo te había ido, y te mandábamos buenas vibraciones desde lejos :-P

Irene Warman 2 de febrero de 2011, 14:01  

Me alegro mucho por tí, y espero que puedas escoger lo que deseas ;)
Deben de ser los peores momentos de la vida, no quiero ni imaginármelo ...!

Enhorabuena :D

Tatenen 2 de febrero de 2011, 14:02  

Me alegro un montón! Menudo peso el que te has tenido que quitar de encima... Enhorabuena, lo celebramos en un par de días.

Javier 2 de febrero de 2011, 14:08  

Enhorabuena!!!!

Lou 2 de febrero de 2011, 14:10  

Me alegro mucho por ti, enhorabuena!

MDoc 2 de febrero de 2011, 14:10  

Madre mía, nos has hecho meternos en la hª totalmente! Qué sensación.
Me alegro muchísimo que todo haya ido tan bien.
Después de leer esto veo mi día cada vez más cerca, y eso que aún queda.

Ahora disfruta todo que puedas y más que te lo mereces =).

Un beso

Juana 2 de febrero de 2011, 14:11  

¡Me alegro! Ahora a respirar tranquila y luego a escoger lo que te guste.
Mantennos informados.
Un enoooorme abrazo

Mamá (contra) corriente 2 de febrero de 2011, 14:33  

Me alegro muchísimo Ana, no te olvides de contarnos las novedades según las vayas teniendo, parece mentira que ya todo haya pasado, eh?!.

Lídia 2 de febrero de 2011, 14:57  

Menos mal, ya no estabas preocupando! Me alegro de que haya ido tan bien :)
Ahora toca relajarse, tú no puedes hacer nada más, ahora está en manos de el número de coquitos que se presentaran xD

Miriam 2 de febrero de 2011, 14:57  

Me alegro de que lo hayas enfocado tan bien! Ahora descansar y recoger los frutos de tanto esfuerzo!
Enhorabuena!
Un besoo

Esther 2 de febrero de 2011, 15:01  

¡¡¡¡ENHORABUENA Anna!!!!! Me alegro mucho de que te haya ido tan bien despues de un examen tan jodido como el del sábado, la verdad, abres una luz de esperanza a esta pobre q tb aspira a conseguir mas menos un numero similar. Y que hayas subido tanto con respecto a los simulacros es un gran logro. Te admiro por haber podido desterrar el sentimiento de "esto no es un simulacro, hay que asegurar" pq es algo que a mi tb me aterra.

Ahora espero que tengas mucha suerte, que las impuganciones te beneficien aún más, y que puedas escoger lo que te guste.

Y disfruta mucho de estos días de libertad, te entiendo perfectamente pq yo tb acabo de experimentar eso de "no tengo que estudiar (aunque ahora ya estoy de nuevo a la carga je je).

Mucha suerte y mi más sincera enhorabuena campeona :)

Sophie 2 de febrero de 2011, 15:33  

Niña, ahora viene una parte difícil: la plantilla del Ministerio, las impugnaciones,las reclamaciones el ver cómo tus puestos suben y bajan,la lista de puestos...
Ánimo, tranquila y sobre todo piensa que las cosas siempre salen de una determinada manera por algo. Mi plan A no era hacer Hematología, pero las cosas me salieron de una determinada manera y opté por ella. No me arrepiento sino todo lo contrario, me alegro mucho porque he terminado en un buen hospital, con un buen tutor, aprendiendo mucho, con guardias más llevaderas que en otros sitios que son auténticas trincheras y la sensación de que si estoy ahí es por algo...

Un besote enorme y para cualquier cosa ya sabes dónde estoy :)

Drew 2 de febrero de 2011, 15:36  

Buf, que nervios he pasado leyéndote! Me alegro mucho de que estés contenta y de que te haya ido bien, de verdad que te lo mereces por curranta. Y ahora disfruta mucho de tus vacaciones, pero no te olvides de nosotros.. :-)

Saludos!

BlackZack 2 de febrero de 2011, 17:40  

En primer lugar, ¡¡felicidades, que ya te lo has quitado de encima!! Haber pasado todos estos meses trabajando como lo has hecho, que te hemos "visto" todos los que te seguimos a través de internet ha servido para que hayas podido salir de ese aula con una sonrisa.

Espero que se cumplan tus previsiones acerca del resultado y que puedas alcanzar la especialidad que quieres. Y si no, como bien has dicho, probablemente tu segunda opción puedas cogerla de entre los mejores puestos, así que eso es lo más importante, el optimismo y que no se te borre la sonrisa.

Relájate ahora, que te lo mereces. Haz todo lo que se te pase por la cabeza que quieres hacer, que ya habrá tiempo de estresarse otra vez. Pero ya has hecho el MIR, Dra. Pardo, ahora ya, de una o de otra manera, vas a ser resi, de esas a los que los estudiantes cogemos para refugiarnos de los adjuntos y preguntarles si todo es tan difícil como lo pintan.

Felicidades, porque has trabajado mucho, y ahora eres liiiibre, jejeje. Un besote grande desde aquí ^^

Mar 2 de febrero de 2011, 18:33  

uuuuish qué traicioneros pueden ser los nervios!!! pero bueno, como dicen muchos ya resis o recién adjuntos, al final es todo medicina y si de verdad te gusta la medicina encontrarás tu lugar en la especialidad que elijas :)

un beso grannnnndeeee!! a disfrutar de la libertad!

Susana 2 de febrero de 2011, 18:47  

Muchísimas felicidades. No tanto por el resultado, que aún no se sabe, sino por haber sabido controlarte en un momento de estrés total (a esos momentos yo les llamo de escuatro).

Ahora a esperar el resultado oficial y desearte toda la suerte del mundo para que puedas escoger tu primera opción.

Un abrazote.

Ter0n 2 de febrero de 2011, 19:56  

Se nota que esta entrada te ha salido de dentro. Disfruta ahora de los tuyos, que no sabes cuánto tiempo podrás dedicarles una vez empieces la residencia.

Ahm, y duerme MUCHO. Es lo que más acabas echando de menos cuando empiezas con las guardias.

A. 2 de febrero de 2011, 19:58  

Oye, que ilusión leeer este post tan positivo!! La verdad es que me encanta!! Me alegra de que la cosa fuera bien, guapa!!

Y por cierto, ¿ cuándo salen los resultados del Ministerio??? Ya nos dirás

Un besote

Pd, Esas sensaciones tan raras me han recordado cuando hice el exámen de la oposición :S

Ppd 2 de febrero de 2011, 21:22  

Biennnnnnnnnnnn Anna, que alegría ver este post. Como te dije en el anterior post, te he leído desde hace tiempo, pero nunca he comentado, pero vamos, que me has tenido entrando a cada rato para saber como había ido. Así que si ves mil entradas desde Soria, aquí es la menda :)

Ojalá al final salga todo tan bien y puedas elegir lo que quieres, de verdad.

A la espera de noticias tan positivas me quedo.

Y disfruta, disfruta y disfruta de esta nueva etapa.

Besos.

Anna 3 de febrero de 2011, 14:19  

Sabéis que me emocionáis un montón cada vez que entro a leer los comentarios?? Sois geniales chicos, y como os digo siempre parte del mérito es también vuestro, por apoyarme y animarme cuando lo he necesitado.

Muchísimas gracias A TODOS. No sufráis, que os mantendré al día de todo ;)

Y gracias a los que me mandáis consejos (TERON, ya estoy durmiendo mucho xD) y mensajes de ánimo.

Besazos!!!!!

Lola Montalvo 3 de febrero de 2011, 20:03  

Es agradable ese «vacío post no tengo obligaciones por ahora». Disfruta, descansa, piensa y... respira! Te lo mereces. Besos miles

Emilienko 5 de febrero de 2011, 19:44  

Anna, me alegro mucho de que por fin este trance lo hayas pasado.

Me he sentido muy agobiado mientras leía tu texto; he recordado sensaciones propias que viví ese día y... caray... hasta me pongo nervioso...

Ese momento de meter tu plantilla, esos segundos de no creer lo que dice el ordenador, los gritos.

En fin...

Que me alegro de que lo hayas pasado, ahora ya podremos hablar de temas muchos mejores.

Un beso fuerte.

Anna 7 de febrero de 2011, 10:53  

Bueno LOLA, yo soy mucho de hacer cosas, así que esto de estar ahora parada de repente no te creas que se me da muy bien xD

Así me gusta EMILIENKO, que os pongáis nerviosos los veteranos recordando vuestro examen :P

Un besazo a los dos!!

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto