¡¡Muchísima suerte!!

Ayer tuve guardia. De madrugada, sola en Urgencias durante mi turno, pensé en el sueño que tenía y lo poco que duermo también el día pre y post-guardia...; al llegar al cuarto y poder tumbarme un par de horas, pensé en lo poco que descanso en el hospital, pendiente de que me suene el teléfono por una urgencia. Los días de guardia, aunque no lo parezca, mi estado de ánimo es voluble, estoy nerviosa sin saberlo y en completa tensión. Al final del turno, ya relajada, me pareció que todas esas emociones son las mismas que tenía hace un año...

El próximo sábado es el examen MIR, y ya hará 365 días que yo me presenté. Atrás quedaron para mí las preguntas tipo test, los percentiles, la "numeritis"... Y atrás quedará para las miles de personas que se presentan y que, antes de lo que creen, estarán como yo pensando que el examen ya hace mucho que quedó atrás.

Son días duros para ellos, lo sé. Se viven con una mezcla de desesperación, intentando sacar tiempo de donde lo hay, y de agonía queriendo que pase el tiempo. Es contradictorio, pero así es el MIR. Ahora mismo hay miles de personas, seguro, que se debaten en cerrar ya el manual porque "total, ya no tengo tiempo; ya no viene de ahí" o bien "va, esta noche me quedo estudiando, no me importa pasar una noche más sin dormir...". 

Para ellos, para vosotros si estáis por aquí, quiero daros toooooodo el ánimo y desearos toda la suerte del mundo. Seguid los consejos requeterepetidos para estos días: respetad los horarios y los descansos, descansad, comed bien... Pero sobre todo, pensad en qué haréis el domingo, ya libres de manuales. Pensad en qué haréis en las próximas semanas, en las que merecéis un buen descanso y en cómo disfrutaréis en unos meses estrenando vuestra merecidísima plaza, esa por la que estáis haciendo todo esto.

¡¡Muchísima suerte para el sábado, campeones!!

9 firmas:

MsConcu 25 de enero de 2012, 20:40  

Jo! Cuánta razón tienes Anna! ¡¿Qué puedo añadir?! Que ahora, en mi caso han pasado 5 años, 5!!!!! Y no me lo creo, pero el tiempo pasa y aquí estoy, de adjunta o A1!

En fin, como bien dices a pensar en lo que haréis esos meses de descanso bien merecido (que espero os deis) y en vuestros próximos 4-5 años que estoy convencida serán de los mejores.

Mucho ánimo a todos!!!!

Sra. T 25 de enero de 2012, 22:00  

Como pasa el tiempo, no??? Puffff!!!

Ánimo y suertes a todos.

Muchos besotes

Anónimo 26 de enero de 2012, 3:22  

Muchas gracias Anna!
Sabía que nos dedicarías esta entrada...gracias de verdad.

MDoc 26 de enero de 2012, 13:10  

Imaginaba que no dejarías pasar la ocasión!

Yo también me uno a toda la suerte del mundo para ellos, que algún día nos tocará a nosotros también con el "sufrido".

Cómo se pasa el tiempo...sobre todo si uno está a gusto ;).

No te respondí en la otra entrada, pero a pesar de lo que pensaste, no lo dejes. Creo que todos preferimos entradas intermitentes que tu desaparición completa ;).

Un beso!

Esther 26 de enero de 2012, 17:01  

Tú entrada me ha inspirado Anna, y es que parece mentira pero al leerte me he dado cuenta de el tiempo pasa volando, hace un año estaba leyéndote y deseándote suerte y ahora mismo soy yo la protagonista, a la que le toca dar el callo y hacer balance de todos estos meses.

Muchas gracias por tus palabras de ánimo, y espero que haya suerte y me salga a poder ser tan bien como tú, ojalá. Un besiño ;)

JOSE LUIS BARRAGAN FUENTELSAZ 28 de enero de 2012, 5:07  

Anna, después de casi un año entro a tu página, con la mente y la memoria puesta una vez más en ese conocido examen MIR que convoca a miles de aspirantes de España y de otros lugares del mundo. Recuerdo todavía con mucha nostalgia aquel sábado 7 de febrero de 2010, cuando desde el mirador del aeropuerto de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) observaba con profundo dolor cómo mi amada Alejandra abordaba el avión para marcharse a lejanas tierras del otro lado del Atlántico con la esperanza e ilusión de alcanzar su gran sueño: aprobar el examen MIR.

Lamentablemente en la prueba de enero 2011 no alcanzó la calificación necesaria y… en vez de retornar decidió quedarse un año más para volverlo a intentar en enero 2012, muy cociente que nadie puede esperar tener éxito en lo que le gusta con tan solo unos intentos y sabiendo que los logros necesitan de mucho esfuerzo, de tiempo, de aciertos, de errores, de tristezas y RENUNCIAS.

Comprendo ahora que fue más fuerte su convicción de alcanzar su sueño que todo lo que yo le había ofrecido y reconozco que poco a poco el tiempo y la distancia borraron todo vestigio de lo que alguna vez fue mi felicidad y motivo de existir a través de todo lo que sentía por Alejandra. Al respecto, alguien me dijo una vez que el verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar y apoyar al otro para que sea quien es y alcance sus sueños. Pues lo he aceptado en estos dos años… y ahora cuando nada queda y nada se de ella, me imagino que seguro lee y estudia sus libros y cuadernos sintiendo lo mismo que muchas personas, sintiendo lo mismo que tu narraste hace un año atrás, sintiendo lo mismo que ahora bien describes…

Resignado y consciente que seguro soy solo un viejo recuerdo para ella, a pesar de todo… permíteme usar tus palabras para decirle una vez más desde lo más profundo de mi corazón: Ale, “aunque no me veas… estoy contigo. Animo.”

José Luis

Miriam 28 de enero de 2012, 11:14  

José Luis... qué bellas palabras...

Un abrazo

Anna 29 de enero de 2012, 10:17  

Espero que os haya ido genial A TODOS los que os habéis presentado... Qué nervios por saber de vosotros!!

JOSÉ LUIS, guau, qué bonito! Pero no seas pesimista, estoy segura de que Alejandra piensa más en ti de lo que crees y te agradece que le ayudaras a cumplir su sueño. Os deseo a los dos toda la suerte del mundo.

Un besazo A TODOS!

Empar Latorre 15 de febrero de 2012, 14:46  

:) Només enviar-te un petó.

Antecedentes personales

Mi foto

R4 de Medicina Interna y mamá

Contacto